domingo, 15 de enero de 2017

Cuatro empresas solidarias

Aunque crear la misión y establecer los valores pareciera ser parte de uno de los tantos requerimientos con que debiera cumplir un negocio antes de ponerse en marcha, en la práctica son muy pocas las empresas que realmente se comprometen y viven en función de darle cumplimiento a ello.
Y mientras hay compañías para las cuales la misión o los valores pueden ser simplemente una formalidad, existen otras para las cuales esto asume un rol protagónico dentro de su modelo de negocio y constituye su razón de ser, algo que sin lugar a dudas hace que el papel que desempeñan adquiera mucha más relevancia en la sociedad y tenga un impacto mucho mayor entre las personas en comparación con aquellos negocios que le dan una importancia menor al tema.
Sin embargo, partiendo de la base que todas las empresas tienen una misión independientemente del grado de compromiso que tengan en relación a la misma y de lo significativa que pueda resultar para la gente y la sociedad en general, cuando hablamos de empresas con propósito nos referimos a negocios que no sólo reconocen la importancia que tiene ésta, sino que también son conscientes que de poco sirve tener una misión y comprometerse con ella la organización en conjunto si eventualmente se cometen actos y conductas indebidas por ejemplo con personas que no considere parte de sus stakeholders o que vayan en contra de cosas como el medio ambiente.
Como ha ocurrido con varias compañías que de repente han visto su imagen afectada, las empresas con propósito saben que cumplir la misión no es suficiente; para ello requieren asumir un comportamiento transparente en cada una de sus actividades en unos tiempos donde la ética en los negocios sufre serios cuestionamientos.
Sin embargo también saben que elaborar su misión entorno a causas poderosas y comprometerse con ellas, es desde todo punto de vista una gran apuesta teniendo en cuenta que el consumidor, y especialmente el consumidor joven, cada vez se vuelve más responsable y consciente de sus decisiones.
Los siguientes son algunos ejemplos de este tipo de empresas.

1. TOMS

Blake de TOMS
Más que por los zapatos que vende, esta compañía debe su fama principalmente a la historia que hay detrás de ella y a la forma como su fundador Blake Mycoskie ha logrado vincular dos cosas que no son excluyentes: el interés económico propio de cualquier empresa y al mismo tiempo la necesidad de ayudar a otros y de hacer del mundo un lugar mejor.

sábado, 10 de diciembre de 2016

10 ideas para católicos que quieren evangelizar hoy...

Le ofrezco 10 simples ideas para aquellos que desean propagar la fe católica ... lo hago desde mi simple perspectiva de quién ha "sufrido" a predicadores agotadores, autoritarios, descalificadores... en fin, son ideas que podrían ayudar. 
Y si a usted no le parecen adecuadas... qué bueno, las podemos corregir o poner una nota de alguien que propone alguna variación... y por último si es mucha la discrepancia, aplique el punto tres, por favor. Yo aplicaré el punto dos... así, todos amigos. 

Atte

Winston H. Elphick D. 


  1. BROMEE. Use el recurso del sano humor. Reuniones serias y graves, ufffff. 
  2. ESCUCHE. Deje que terminen la idea, no censure. Esos loros auto referentes... ufffff. 
  3. MENOS GUERRA. Compartir la fe no es buscar vencer, sino dialogar para convencer. Esos personajes fundamentalistas... uffff. 
  4. SEA SENCILLO. Dios reina en la sencillez y los argumentos claros. Esos que creen ser expertos y teólogos descalificadores ... uffff. 
  5. PROPONGA. No presente las ideas católicas desde la imposición. Eso de que fuera de la Iglesia Católica no ha salvación... uffff cuento viejo. 
  6. RECONOZCA. Cuando le critiquen malas prácticas de la Iglesia ¿qué hacer? Reconocer...  Decorar un error... uffff.
  7. EMPATICE. Sea cercano al pesar, impotencia, rebeldía religiosa que una persona pueda vivir. Los jueces que censuran todo... uffff. 
  8. INCULTURICE. Jesús se insertó en la vida y angustias de la gente. Haga lo mismo, conecte fe y vida. Jesucristo entre nubes y de ojitos azules... uffff.
  9. TRANSVERSALICE. Un católico no se abanderiza por UNA forma de acción pública (UN partido político, UNA forma de protestar, UN modelo económico, etc). Esos que imponen una forma de votar... uffff.
  10. RIEGUE POR GOTEO. No entregue un diluvio de catequesis, cada momento un poco, la siembra también sabe esperar. Esos que ponen la regadera a full... ufff. 

jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Por qué está mal visto felicitar a los buenos trabajadores en Japón?

Cultura laboral japonesa
Es parte integral de su identidad cultural: los jefes en Japón no felicitan a sus colaboradores aún cuando hacen su mejor trabajo.

Dentro de las costumbres laborales niponas, se supone que todo trabajador hace siempre sus tareas bien y a tiempo, por lo tanto no necesita ser felicitado y mucho menos elogiado por parte de sus superiores.

Por el contrario, si estos solicitan a sus empleados que inspeccionen sus proyectos estarán sugiriendo que han cometido errores, según informa Eric Barton en BBC Mundo.

EN JAPÓN SI TU JEFE NO TE DICE NADA, 
ES PORQUE ESTÁS HACIENDO BIEN LAS COSAS

Incluso en el país asiático existe una tradición denominada ‘nomikai’, la cual consiste en hacer una reunión entre jefes y empleados en donde en medio de varias copas de licor, se discute normalmente las cosas que se han hecho mal.

Este tipo de conversaciones se entienden de mejor manera si tenemos en cuenta que la trayectoria laboral de los japoneses se desarrolla generalmente en la misma empresa.

Siendo así, se termina produciendo un ambiente de responsabilidad y confianza fundamentado en el respeto de las jerarquías y en el entendimiento de las relaciones laborales.

Para la mayoría de jefes extranjeros que dirigen en Japón les resulta complicado acostumbrarse a este tipo de cultura laboral, la cual está muy presente en el seno de las compañías japonesas.

Sin embargo, la misma influencia extranjera está causando un cambio gradual en dichas costumbres, las cuales poco a poco modifican la tradiciones laborales en Japón.

sábado, 22 de octubre de 2016

“No estamos preparando a los niños de hoy para lo difícil”

Gilles Lipovetsky presenta 'De la ligereza', su reflexión sobre esta condición que ha embargado la vida de las personas.

Fuente: Diario El País, 22 octubre 2016


La sociedad contemporánea pone en valor al individuo, cierto, y le da más poder sobre sí mismo para decidir sobre su vida, pero al mismo tiempo aumenta su fragilidad, lo estamos viendo con los índices de depresión o estrés. Y es que en las sociedades antiguas la educación dura te preparaba para vivir en un mundo difícil. 
Hoy, les educamos dulcemente, queremos que los niños sean felices y no les preparamos para lo difícil, para lo que Freud llamaba “el principio de realidad”. También hay una razón estructural: en esas sociedades tradicionales no se planteaban preguntas sobre la organización de la vida porque se organizaba como lo habían hecho los padres. Hoy las tradiciones han perdido su fuerza y cada uno debe construir su vida, desde la educación a la alimentación. Y eso es duro.
P. ¿Nos equivocamos al abrazar tanta ligereza?
R. No nos equivocamos, es inevitable, es el precio de la libertad. Hemos ganado la libertad de elegir y hemos perdido la seguridad de no tener opciones. La pareja, por ejemplo, también se peleaba sin plantearse otra cosa y ahora te planteas separarte. Hay una segunda capa. Si antes no eras feliz no hacías nada. Hoy miras en la educación, la vida amorosa, el trabajo, la salud como territorios en los que tomar decisiones. 
La sociedad individualista te ofrece condiciones de vida ligeras (placer, turismo, bienestar, tecnología) pero la vida es un peso. El consumo es ligero pero se vuelve una carga, se vuelve un trabajo si el presupuesto no es tan grande como tus necesidades.
P. Usted no está de acuerdo con que la levedad del ser sea insoportable, como escribió Milan Kundera.

domingo, 9 de octubre de 2016

Literatura de hoy: entre joyas y basura...

Hoy te presento un tema interesante, no lo leas hasta la mitad... al final lo entenderás. Este gran literato nos hace presente una realidad: Libros hay algunos muy buenos (bien redactados, buenas historias) pero mucha basura (después de leerlos qué?)... interesante, especialmente con cuanto autor busca hoy la fama en escritos pobres, que muestren la miseria humana con detalle y después qué?... en fin...

“Hoy sin duda hay literatura buena, pero muy poca realmente grande”

El escritor y editor Roberto Calasso (Florencia, 1941), ganador del Premio Formentor 2016. Es uno de los grandes nombres de la cultura europea, observa el panorama literario actual : “Se diría que la literatura ha entrado en una fase de latencia, en los últimos cincuenta años se ha estrechado. Es difícil encontrar sorpresas. Sin duda hay cosas buenas, pero pocas son realmente grandes. ¿Falta ambición? Sí, cuando miro la literatura hasta los años setenta veo que era algo ligado a una ambición enorme, ahora eso no es ya lo usual, evidentemente”.

Ninguno de sus lectores, lectores de La ruina de Kasch, de Las bodas de Cadmo y Harmonia, de Ka, de K., de El rosa Tiepolo, de La folie Baudelaire, dudará de que el propio Calasso es autor de objetivos desmesurados y, sí, de grandeza.

Hombre capaz de mostrar la relación especular entre la India védica y la Grecia arcaica, de señalar los parecidos entre Helena de Troya y la Tara de los Veda , de apuntar sin que le tiemble el pulso que los terroristas islámicos ejercen la devotio romana, de trazar la relación entre la carroña de Baudelaire y el cuarto kanda del Satapatha Brahmana, de decir tantas y tan bellas cosas sobre las indelebles raíces de nuestra cultura, Calasso transita senderos por los que uno solo se encuentra a gente como Dumézil, Mauss, Robert Graves, Borges o el viejo Frazer.

Su obra, inclasificable –alguien ha dicho que habría que crear un género solo para él-, enciclopédica, de una vastedad y profundidad asombrosa, con un conocimiento de la literatura y las mitografías que rozan lo sobrehumano –aprendió sánscrito por sí mismo para profundizar en el pensamiento de los grandes textos sagrados acuñados en la India, del Rigveda al Mahabharata-, y a la vez dotada de rara altura poética, se expresa especialmente en ocho libros que, como los ladrillos del altar de fuego védico sostienen una gloriosa e incandescente ofrenda a la inteligencia.

“Los dioses temen el conocimiento de los hombres”, escribe en su último libro publicado en España (por Anagrama, como los otros), El ardor -una reivindicación apasionada de “la tremenda vivacidad de los textos védicos”- . Sin duda temen el suyo.

Él te dirá, citando los Brahmana que “los dioses, en efecto, aman el secreto y se oponen a todo lo que es evidente”. ¿Neo-gnóstico? “Gnosticismo quiere solo decir que se da privilegio al conocimiento”. Suspira impaciente –y uno se estremece- cuando se le pregunta sobre el sacrificio, al cabo el tema que empapa el medio millar de páginas de El ardor. “No hay nada más difícil de entender que el sacrificio, en el que ofreces y destruyes, y que nos hace enfrentarnos a lo desconocido. No hay teoría que consiga comprender el fenómeno en su totalidad. La sociedad secular lo malinterpreta, lo reduce. Volver a percibirlo en su realidad supondría un cambio radical. Lo esencial es que la sociedad secular solo tiene como referencia a ella misma”.

El título de El ardor, confiesa, incluye un guiño a su admirado Nabokov, “pero se refiere a esa palabra védica esencial en sánscrito, tapas, el ardor: para saber, en la doctrina védica, es necesario literalmente arder, un fervor feliz que tiene hermosísimas connotaciones poéticas.


Calasso se declara preso del “Partenón de palabras” de la civilización védica desde muy joven. “A los 16 o 17 años, sentí que allí, en las Upanisad, en la Bhagvad Gita, había algo que no encontraba en otro sitio”.

NOTA: El Premio Formentor es un galardón que se concedió desde el año 1961 al 1967, impulsado por la editorial española Seix Barral, con la colaboración de una decena de sellos extranjeros y los propietarios del Hotel Formentor de Mallorca, que en esa época se convirtió en un importante foro literario. Aquella distinción tuvo dos modalidades, el Prix International (que reconocía a un autor de resonancia mundial) y el Premio Formentor (que se otorgaba a una novela presentada por alguno de los editores convocantes y luego era publicada por todos los demás). El premio se ha vuelto a conceder a partir del año 2011 y se entrega en los jardines del Hotel Barceló Formentor.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!