sábado, 29 de diciembre de 2007


“El milagro de la capacitación es que las personas ven sus potencialidades”
--------------------------------------------------------------------------------
(Entrevista publicada en sitio de Fundación Trabajo para un hermano de Chile)


OTIC Alianza es un Organismo Técnico Intermedio de Capacitación que pertenece a un conjunto de veinte organizaciones, entre ellas la Vicaría para la Educación y Vicaría de Pastoral Social del Arzobispado de Santiago, la Universidad Católica, y varias fundaciones educacionales y de bien social. Su enfoque centrado en el desarrollo humano de los trabajadores es el sello que diferencia a Alianza de otros OTIC existentes en Chile.

Su Director Ejecutivo es Winston Elphick, quien trabaja en OTIC Alianza desde 1998. Desde esta institución ha conocido de cerca la realidad de personas que viven en condición de pobreza material y ha comprobado que la capacitación es un puente fundamental para la superación de la pobreza.

Afirma que Alianza se distingue por centrar su trabajo en la formación humana de las personas, además de mejorar su empleabilidad. En cada curso licitado por esta OTIC se invita a brindar un enfoque hacia la formación y el desarrollo personal a través de contenidos que ayuden a la persona que se quiere capacitar en un oficio a creer en sí misma, desarrollar su capacidad de emprender y enfrentar con seguridad una entrevista de trabajo. “El centro de la capacitación debe ser el desarrollo de la persona”, explica.

Ha observado que la capacitación de una persona inserta en el mundo de la pobreza produce un verdadero milagro: “la hace capaz de reconocer sus propias potencialidades, en definitiva, reconocerse a sí misma. Cuando Jesús sana al ciego, le entrega un milagro mayor: no solamente que pueda ver, sino que pueda verse. La capacitación hace que la persona se vea en todas sus potencialidades, que pueda creer en sí misma”, afirma. Agrega que “si una persona no se ve y no vislumbra el sueño de su vida, no tiene forma de salir de la miseria. La capacitación abre ventanas, aunque sean pequeñas”.


Recalca la importancia de la capacitación continua como vehículo del desarrollo social. “Los trabajadores deben capacitarse en forma permanente. Es la única manera de avanzar hacia la disminución de la inequidad brutal que existe en Chile. Tenemos que romper esa inequidad, pero no desde la protesta o la bomba molotov, sino que con trabajo y preparación. Es la única manera de cambiar esta injusticia de la distribución de la riqueza del país, “donde pocos comen tanto y muchos más comen tan poco”.

Y además afirma que la capacitación tiene un efecto multiplicador: “cada persona que se capacita desarrolla y crea trabajo, crea herramientas y técnicas y como país, nos moviliza hacia mejores empresas con mejores productos de exportación”.


Una alianza para superar la pobreza

Para OTIC Alianza, como bien dice su nombre, es fundamental trabajar en red con las instituciones ejecutoras de proyectos de capacitación. Trabajo para un Hermano es uno de los OTEC (Organismo Técnico de Capacitación) que desarrolla algunos cursos licitados por Alianza, desde hace tres años. Winston subraya el hecho de que ambas instituciones compartan su finalidad y el enfoque en su trabajo.

Destaca que junto con ayudar a crear y consolidar un microemprendimiento, en TPH se preocupan constantemente de formar a las personas para el Buen Trabajo. Esto es, un trabajo que posibilita la realización y felicidad de la persona, que busca un ingreso justo y estable, que da expectativas de progreso, permite el desarrollo de la autonomía y creatividad y posibilita una mejor vida de pareja, familiar e integración en la sociedad.

Le sorprende cómo TPH es capaz de impactar de manera tan profunda en las personas, con tan pocos recursos. “Trabajo para un Hermano es una institución que no recibe ayuda estatal. Sin embargo, mantienen Centros de Desarrollo Local a través de los cuales están insertos en el barrio, en la población. Eso implica un gran esfuerzo que es muy destacable”, afirma.

Considera esta inserción en los territorios donde desarrolla su misión, es un elemento clave para la efectividad del trabajo de TPH, debido a que les permite conocer de cerca la realidad de las personas capacitadas y a la vez mantener un contacto clave para la consolidación de sus proyectos de emprendimiento.

“TPH le ha dado un nuevo nombre a la caridad. El trabajo que hacen es la caridad de la que nos habló Alberto Hurtado. Su trabajo es hacer caridad, pero no para dar el pan a las personas, sino que para enseñarles cómo generar ese pan. Ese nuevo rostro, o más bien verdadero rostro de la caridad cristiana, es el que nos motiva a trabajar con TPH. Su labor para ayudar a que las personas sean autosuficientes en sus necesidades y para generar nuevas condiciones de vida, pero a partir de su propia dignidad, de su propia opción de vida y desarrollo”, explica.

Para Winston resulta fundamental que los proyectos de capacitación destinados a personas en situación de pobreza sean ejecutados por organismos ejecutores sin fines de lucro, como Trabajo para un Hermano.

“Los proyectos del programa de becas financiado por el Ministerio del Trabajo y Sence a través de los excedentes de capacitación de las empresas privadas, debiesen ser restringidos para que sus ejecutores sólo sean instituciones sin fines de lucro. Entiéndase a éstas como fundaciones, entidades religiosas o laicas, corporaciones, que dentro de sus fines tengan por objetivo el trabajar por la superación de la pobreza en Chile”, afirma.

“Todos sabemos que en algunos casos, los cursos del Programa Becas Sociales son una instancia de negocio para la OTEC que la ejecuta, cuando ésta es una entidad privada. Puede que esa OTEC haga un muy buen curso y que su capacitación sea de excelencia. Sin embargo, de todos modos está marginando un 30, 40 o incluso 50% de la utilidad del curso para su propio lucro. Sería maravilloso que esto se impidiera por ley, de modo que ningún recurso se destine a otro fin que no sea apoyar a los pobres y superar la pobreza. Nuestro objetivo es netamente social, es ayudar a gente que está en una cesantía profunda, dura”, explica.


“La diferencia entre una OTEC sin fines de lucro y una privada, es que con la utilidad de la OTEC privada se beneficia una persona o sociedad comercial, en cambio, con la utilidad de OTEC como Trabajo para un Hermano se financian nuevos proyectos orientados a la generación de oportunidades para los pobres. Esa diferencia es fundamental”, agrega.




Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!