jueves, 19 de noviembre de 2009

La Cultura de lo esencial y lo invisible.


Hace tiempo que te contaba algunas experiencias vividas en Cuba.
Una de ellas fue con una comunidad cristiana cubana, fuerte, pobre, unida.


Al salir de una Misa cubana (en una CASA-MISION)  nos quedamos a conversar unos minutos con el sacerdote...
(No te preocupes, no es política,  sigue leyendo, te contaré una de las mayores enseñanzas que obtuvimos de nuestro paso por Cuba).


En la conversa, le preguntamos: ¿Cómo se ha adaptado Padre a esta realidad cubana?





No ha sido fácil, nos dijo. Yo vengo de España ... hay algunas diferencias materiales... 
pero lo que he aprendido en Cuba que antes tenía miles de cosas que no eran necesarias.
Esta es una cultura de lo básico, de lo mínimo para vivir y comer, 
pero también es una fuerte cultura de lo esencial.


La cultura del colesterol o de la miseria...


No estoy justificando la pobreza que vive el pueblo cubano, de ninguna forma. El penoso el proceso que hoy están viviendo en relación a lo mínimo para vivir: los alimentos... grita al cielo, apena ver a tanta gente hermosa sufriendo por no tener lo básico.


Aclarado este punto, se pueden obtener otras enseñanzas: 
En ese momento me acordé del Principito: "Lo esencial es invisible a los ojos" ... por Dios que es cierto.
Nosotros lo hemos transformado y nuestro credo es: lo esencial es lo "visible"... y nos pusimos a engordar la cartera y la billetera, el poder, el estatus, la competencia, el consumo, el auto grande y mejor que el del vecino, la casa llena de artefactos, el armario cubierto de zapatos y ropa que muchas veces usamos UNA o DOS veces al año... lo visible...


En Cuba viví la cultura de lo invisible, de lo esencial, compartí con muchos hogares que el la tarde se abrían a compartir un café (sin nada más, porque simplemente no hay más) con una grata conversa, alegre conversa, la mirada que tienen sobre el tema social, la cercanía entre los vecinos.

Podemos vivir de alguna forma la cultura de lo invisible, de lo esencia, por cierto. Apagar la TV, reducirla, maniatarla a ella y liberarnos nosotros (o al menos bajar el tiempo de exposición a ella), compartir un poco más, sacar lo que está demás en nuestra casa, regalarlo ... a veces tengo dudas si lo que a mí me sobra ¿será mío? ¿o es de alguien que a la vuelta de la esquina está esperando recibirlo?



Amig@ que me lees ¿no es tiempo de achicar la mochila? incluso de lo que creemos imprescindible... hay tanta carga afectiva negativa que nos pesa ¡suéltala! tantos rencores ¡suéltalos! ... hay tanto cosa mía que no ocupo (y que a lo mejor no es mía, sino de un hermano que espera) ¡suéltala!
Finalmente ¿qué creo que es lo esencial en mi vida?  ¿Por qué daría mi vida hoy?








Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!