sábado, 31 de julio de 2010

¿Hasta cuándo seguimos paveando?




¿Por qué sube el precio del pan  cuando la harina escasea?

Simple, porque el mercado regula los precios
y al aumentar la demanda (más gente deseando pan)
y se reduce la oferta (la cantidad de pan fabricado)...
así, es normal que el precio del pan suba
y que el panadero vendiendo menos, gane más…
-dijo seriamente el libre mercadista-

 Otra voz dijo con seguridad y fuerza:
El Pan sube, cuando la codicia sube,
cuando sube el descaro del que acumuló el trigo
y luego vende la harina, lentamente,
a su ritmo, esperando a que suban los precios.
¿Qué hace a un hombre atiborrar sus bodegas
pensando únicamente en las utilidades que podrá sacar?

Luego, para subir los precios está todo permitido:
cuando el precio de la leche está bajo,
se botan miles de litros para "bajar la oferta".
Hemos visto tirar frutas a los cerdos,
para hacer subir su precio en el mercado.
Hemos visto como el Horts Paulmann
cierre la obra de construcción más grande de Chile
despidiendo a 4.000 obreros “esperando que la crisis pase”…

Los laboratorios médicos no buscan los remedios
para aquellas enfermedades que la sufre poca gente….
Sería una locura invertir milones en investigaciones
cuando “la demanda y el consumo” serían tan bajos…
En época de crisis económica  todos pierde,
pero son los mejores tiempos para los bancos.

Julio Boltvinik , Economista y humanista lo grita:
"La economía moral es convocada
a existir como resistencia a la economía del "libre mercado":
El alza del precio del pan puede equilibrar
la oferta y la demanda de pan,
pero no resuelve el hambre de la gente."

¿Y en esta economía quién piensa en el pan del pobre,
dónde dormirán, qué soñarán,  qué les dolerá en sus almas?
¿Y los que tenemos lo necesario
que es necesario que tenemos que hacer?
Crear conciencia, encender la memoria,
que nos duela que la pobreza aumenta,
que llevemos estos temas a nuestros jóvenes,
que con ellos pensemos que otra economía es posible,
que es posible limpiar el corazón de los empresarios
y liberarlos de la codicia eterna y ciega.
¡Qué en nuestros colegios se formen mujeres y hombres
con capacidad para sufrir por esta sociedad brutal,
seccionada, excluyente que con toda racionalidad estamos creando!
¡Que nuestros docentes hablen, se informen,
creen opinión y discernimiento con sus alumnos!
¿Hasta cuando estamos paveando
y otros deciden quienes tienen derecho al pan?

jueves, 29 de julio de 2010

Dios el que eternamente comparte...




Dios comparte con sus hijos…
¡Qué novedad! –me podrías decir-
Es que es algo especial su compartir,
lo hace con sus grandezas y debilidades.

Quiso mostrarse débil, triste, pobre,
maldecido, ridiculizado, olvidado,
fracasado, con sus acciones devaluadas…

Pese a todo El nos demostró que es posible
la sonrisa en medio de Calcuta,
que en Chonchi los niños pueden aprender,
que Villa Grimaldi se puede llenar de juegos y cantos,
que no hay bolsa ni mercado que devalúe el amor,
nos hizo ver la virtud de la pobreza
y la pobreza de la riqueza egoísta.

El hizo que la vida se hiciera un continuo,
que nunca la muerte fuese eterna,
sino simplemente la conductora
hacia el mundo de la vida que nadie mata.

Dios quiso compartir con sus hijos
donándonos su bondad y grandeza
y perdonando y evolucionando en nuestras debilidades.

Se hizo pañuelo de pobre
que  coge todas las impotencias y angustias
de sus hijos al vernos menos personas
de lo que aspiramos a ser realmente.

El nos demostró que es posible crear
apasionadamente crear, contra las rutinas y  censuras,
que no hay traición que anule la pasión servidora.

Dios comparte con sus hijos
esa delicadeza creadora que nos entrega cada día,
para sanar, cultivar, santificar y construir la tierra.

Dios comparte con sus hijos
¿Sus hijos comparten con EL?
Algunos aguardan, observan, escuchan,
quieren un Dios que les hable y actúe,
que mueva las montañas que ellos deben mover.
Son los temerosos, los conservadores, los adormilados,
los que esperan la orden de partida y parada…

Otros, son hijos más inquietos,
se lanzan a la ruta, desafían a los que aguardan,
se arriesgan a ser censurados y detenidos en su camino.
Esos son los apasionados, los encendidos,
los que no ven las piedras del camino,
sino la enorme ruta que les llena de oportunidades.

Estos Hijos inquietos son los que llenan tu corazón,
le inyectan orgullo de Padre y aventuras creadoras.
Esos son los hijos caminantes y misioneros
dispuestos a romper las suelas y quemar las naves
por un solo pensamiento de amor tuyo.

martes, 27 de julio de 2010

Ese brutal e irracional temor al silencio


¡No soporto el silencio en una conversación!

Me decía un amigo criticando una fiesta de fin de semana.Es verdad, el silencio en una conversación causa pánico,
nos asusta que en un momento nadie saque palabras.

Para muchos el silencio es signo de aburrimiento.
Imagine un grupo sentada en una playa maravillosa,
todo es bla, bla, bla, bulla, brindis, risas.
¡Ellos si lo están pasando bomba, muy bien, están entretenidos!

Cuando se produce un silencio... "pasó un ángel"
-dirá uno para justificar que ese ángel
quitó las palabras de estos parlanchines-
no faltará el que se sienta incómodo por ese silencio...
es como un signo de que la conversación se puso fome, perdió calidad ...

Uf, hemos desprestigiado el sano silencio
retratándolo como falta de "buena onda", de amistad.
Pocos en ese grupo valorarán el enorme bien
que es compartir el silencio con el amigo,
para dar espacios para mirar juntos las olas,
detenerse en la belleza de los pájaros
o simplemente sentir que me apoyo en tu espalda...

Recuerdo un hecho que viví en Alto Jahuel,
pueblo de campo cerca de Buin, en Chile.
Al llegar al pueblo habían dos ancianos
sentados a la salida de la frutería.
De intruso le pregunte al dueño del negocio por estos viejitos.
Mire -dijo con comprensión- vienen casi todos los días,
Se sientan, de repente dicen algunas frases,
pero el mayor tiempo lo pasan en silencio ...
les gusta estar juntos y mirar ...

Estos viejitos me dejaron una enseñanza :
El silencio sano, libre, compartido en amistad,
se puede volver reflexión y contemplación.
¡Tan distintos de nuestros encuentros de amigos!
Estos deben ser en un happy hours,
con música, muchas risas...
con fiestas espumas, con camisetas mojadas,
con la miss pompis, con challas, serpentinas,
cotillón, gritos, sorderas mutuas...
Más bulla, mucha bulla
y poquitos sonidos, poquitos.

Winston H. Elphick

domingo, 25 de julio de 2010

Fe y Ciencia ¿Amigas o enemigas?


Fe y Ciencia


Hay Personas que Dicen: 
La fe se contradice con la ciencia y la razón...

Usted no lo diga!!! 



-    La fe siempre ha iluminado a la ciencia y la ciencia ilumina la fe.
-    Para un creyente no existen contradicciones entre la grandeza de la ciencia, con la grandeza de Dios.
-    A la fe no le interesa definir, por ejemplo de que forma se creó el ser humano (toda teoría puede ser respetable) … lo importante es que nosotros descubrimos la mano de Dios actuando en el célula, en el universo, en la vida inicial.
-    La Iglesia valora la legítima autonomía de la ciencia, como también la valora ya que cuanto más profundiza e investiga, más nos muestra el “misterio” del amor de Dios.Es un error si la religión no acoge lo que la ciencia aporta, como también que la ciencia excluya otro campo de acercamiento a la verdad que no sea lo meramente mensurable o empírico.
-    El mal científico las contrapone: "Si quieres salvar a tu hijo del polio puedes rezar o puedes vacunarlo... Aplica la ciencia". (Carl Sagan) … ¿acaso no es posible hacer las dos cosas?
-    Por la inteligencia que Dios puso en el ser humano, se han hecho grandes descubrimientos que hacen mejor la vida del hombre, incluso nos hacen alabar a Dios por sus grandezas...  no es maravilloso observar laa imágenes, las investigaciones que nos dan los satélites, los telescopios, etc., acaso eso se contradice con el ojo y el telescopio?
-    Muchos y grandes científicos han sido hombres de fe: ”La religión sin la ciencia estaría ciega, y la ciencia sin la religión estaría coja también” (Albert Einstein).
por: Winston H. Elphick D.
http://www.discipulomisionero.com

sábado, 24 de julio de 2010

¿Quién está más cerca de Dios?





Hay Personas que Dicen: 
Padre ruegue por mi, 
usted que está más cerca de Dios....

Usted no lo diga!!! 



- A pesar del estudio y del tiempo que el Sacerdote o la monjita dedica a Dios, no significa que por esto este "mas cerca" de él que el vendedor, el medico o un profesor.- La perfección cristiana no sólo se puede alcanzar siendo consagrado (Sacerdote o religiosos/as), sino también en la vida soltera o casada.
- Viviendo lo que Dios nos ha llamado a ser (Vocación), se logra la perfección cristiana, en el estado de vida que cada fue llamado (casado, soltero, consagrado).
- Todos, consagrados o laicos (los fieles en general) estamos cerca de Dios, si buscamos la vida que nos pide.
- Usted, en su casa o en su trabajo está tan cerca de él como el sacerdote o el Papa en sus actividades religiosas.

por: Winston H. Elphick D.

viernes, 23 de julio de 2010

Castigo de Dios





Hay Personas que Dicen: ¡Esto es castigo de Dios! ¡Por algo nos envió este terremoto!

Usted no lo diga!!! 




- Frente a situaciones tristes, como el desastroso temporal reciente que produce muertes y miseria, muchas personas se quejan contra Dios, se rebelan: ¡Dios es injusto!, otros, los más espiritualistas, dicen esto es obra de Dios, ¡El lo quiere así!. Sin saber con exactitud la respuesta, quiero plantearle algunas interrogantes:

- ¿Ud. Castigaría a su hijo, a tal punto de quitarle la vida?

- ¿Si Ud. No lo hace, Dios con mayor razón: El nos ama insondablemente.

- ¿No será el desahucio del hombre y su imprevisión los que provocan las desgracias?...

- Si existen personas damnificadas, es porque existen pobres, mas aun personas que viven en la miseria en contradicción con aquellos que lo tienen todo. Ciertamente que un techo de fonolitas o una casa sin bases firmes no dura mas allá de un aguacero... menos con este temporal.

- No confundamos entre la voluntad de Dios y la Injusticia, (que produce pobres), de los hombres.

 Winston H. Elphick D.

jueves, 22 de julio de 2010

Fin del mundo y calendario Maya


Hay Personas que Dicen: El calendario Maya dice que la tierra desaparecerá el 23 de diciembre del año 2012.

Usted no lo diga!!! 




- Algunos incluso unen la confusión sobre el acercamiento del asteroide 2004 MN4 ese mismo año para sacar conclusiones catastrofistas.
- Los mayas fueron grandes astrónomos y su forma de medir el tiempo no estaba relacionada ni con los ciclos lunares ni con los estacionales; de hecho solo se sincronizaba aproximadamente con el año solar.
- Tras la invasión española en el siglo XVI el calendario dejó de emplearse, y no fue hasta la década de 1990 que los arqueólogos lograron reconstruirlo.
- Se cree que el formato que empleaban para contar los días estaba limitado a 1.872 millones de días, de modo que teniendo en cuenta la fecha de inicio, este calendario alcanzaría su valor máximo en torno al 23 de diciembre del 2012.
- Ahí es donde empiezan las predicciones agoreras. Lo que parecen olvidar es que los mayas veían al universo adscrito a ciclos diurnos, lunares, estacionales y solares. No existen razones para pensar que los mayas creyesen que el final de este calendario supusiese el fin del tiempo.
- ¿Qué bueno podemos sacar de esto? Dicen que los mayas predijeron miles de años atrás, que existirá gente que completará la sagrada misión de la "purificación de la Tierra" ... entraremos en una nueva civilización, más humana, para reflexionar sobre sí mismos y trabajar por un mundo mejor... ¿y esto no es una tarea permanente de los cristianos? ¡Por cierto que somos constructores de la civilización de la justicia, la verdad, el amor!

Autor: w. elphick d                              http://www.discipulomisionero.com

miércoles, 21 de julio de 2010

Mi vida será imperfecta si no estudio respetuosamente la vida de Jesús

¿Quién, quién es este hombre por quien tantos han muerto,
 a quien tantos han amado hasta la locura 
y en cuyo nombre se han hecho también -¡ay!- tantas violencias? 

Desde hace dos mil años, su nombre ha estado en boca de millones de agonizantes, 
como una esperanza, y de millares de mártires, como un orgullo. 
¡Cuántos han sido encarcelados y atormentados, 
cuántos han muerto sólo por proclamarse seguidores suyos! 
Y también -¡ay!- ¡cuántos han sido obligados a creer en él con riesgo de sus vidas, 
cuántos tiranos han levantado su nombre como una bandera 
para justificar sus intereses o sus dogmas personales! 

Su doctrina, paradójicamente, inflamó el corazón de los santos 
y las hogueras de la Inquisición. 
Discípulos suyos se han llamado los misioneros que cruzaron el mundo 
sólo para anunciar su nombre y discípulos suyos nos atrevemos a llamarnos quienes 
-¡por fin!- hemos sabido compaginar su amor con el dinero.

¿Quién es, pues, este personaje que parece llamar a la entrega total o al odio frontal, 
este personaje que cruza de medio a medio la historia como una espada ardiente 
y cuyo nombre -o cuya falsificación- produce frutos tan opuestos de amor o de sangre, 
de locura magnífica o de vulgaridad? 

¿Quién es y qué hemos hecho de él, cómo hemos usado o traicionado su voz, 
qué jugo misterioso o maldito hemos sacado de sus palabras? 
¿Es fuego o es opio? ¿Es bálsamo que cura, espada que hiere o morfina que adormila? 

¿Quién es? ¿Quién es? 
Pienso que el hombre que no ha respondido a esta pregunta 
puede estar seguro de que aún no ha comenzado a vivir. 

Gandhi escribió una vez: 
"Yo digo a los hindúes que su vida será imperfecta 
si no estudian respetuosamente la vida de Jesús". 

¿Y qué pensar entonces de los cristianos -¿cuántos, Dios mío?- 
que todo lo desconocen de él, que dicen amarle, pero jamás le han conocido personalmente?

Y es una pregunta que urge contestar porque, si él es lo que dijo de sí mismo, 
si él es lo que dicen de él sus discípulos, 
ser hombre es algo muy distinto de lo que nos imaginamos, 
mucho más importante de lo que creemos. 
Porque si Dios ha sido hombre, se ha hecho hombre, 
gira toda la condición humana. 
Si, en cambio, él hubiera sido un embaucador o un loco, 
media humanidad estaría perdiendo la mitad de sus vidas.

Conocerle no es una curiosidad. Es mucho más que un fenómeno de la cultura. 
Es algo que pone en juego nuestra existencia. 
Porque con Jesús no ocurre como con otros personajes de la historia. 
Que César pasara el Rubicón o no lo pasara, es un hecho que puede ser verdad o mentira, 
pero que en nada cambia el sentido de mi vida. 
Que Carlos V fuera emperador de Alemania o de Rusia, 
nada tiene que ver con mi salvación como hombre. 
Que Napoleón muriera derrotado en Elba o que llegara siendo emperador 
al final de sus días no moverá hoy a un solo ser humano a dejar su casa, 
su comodidad y su amor y marcharse a hablar de él a una aldehuela del corazón de África.

Pero Jesús no, Jesús exige respuestas absolutas. 
Él asegura que, creyendo en él, el hombre salva su vida e, ignorándole, la pierde. 
Este hombre se presenta como el camino, la verdad y la vida (Juan 14, 6). 
Por tanto -si esto es verdad- nuestro camino, nuestra vida, 
cambian según sea nuestra respuesta a la pregunta sobre su persona. 
¿Y cómo responder sin conocerle, sin haberse acercado a su historia, 
sin contemplar los entresijos de su alma, sin haber leído y releído sus palabras?"




José Luis Martín Descalzo
Escritor Sacerdote y periodista español nacido en Madridejos (Toledo). Cursó estudios en Roma. Ordenado sacerdote en 1953, fue profesor de Literatura en el seminario de Valladolid y dirigió, en la misma ciudad, un teatro de Cámara. En 1956 recibió el Premio Nadal. Su labor literaria incluye narrativa, ensayo, teatro y poesía. Entre sus obras de poesía figuran: Fábulas con Dios al fondo (1957), Camino de la cruz (1957), Querido mundo terrible (1970), Apócrifo (1975), Apócrifo del domingo (1983) y El joven Dios (1986). En narrativa: Diálogos de cuatro muertos (1954), La frontera de Dios (1956), El hombre que no sabía pecar (1961), Lobos, perros y corderos (1978), El demonio de media tarde (1982), Paco y su gata (1984). Como obras teatrales destacamos: La hoguera feliz (1962), A dos barajas (1972) y Las prostitutas os precederán en el reino de los cielos (1986).

Fallece el 27 de agosto de 1930- Madrid, 11 de junio de 1991.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!