sábado, 19 de noviembre de 2011

Los nuevos intereses del Gigante Egoísta

Una Protesta contra el Gigante Egoísta de uno de sus sindicatos Cencosud 
La semana pasada me invitaron a dar una apertura a un seminario que trabaja de RSE -Responsabilidad Social Empresarial- ¿Cómo hablar sin molestar a la audiencia, cuando en lo personal tengo poca fe sobre la RSE?
Pensé cuidar mis palabras, al final decidí hablar con libertad, como decía nuestro Padre Juan de Castro, si lo que vas a decir no es mentira ni ataque, dilo sin pensar en que dirá después tu audiencia... lo hice así.


Hablé del Gigante Egoísta, hoy bastante cambiado por la globalización, ya no le interesaba el jardín, ni tampoco que esos molestosos chiquillos le robaran las manzanas de sus sagrados árboles. Ahora estaba preocupado de tener otras motivaciones: decidió dedicarse  a los negocios, entre ellos el de una constructora.
¡Haré la casa más grande de todo mi barrio!
-Se dijo a sí mismo y a sus mejores (y pocos) amigos.
Para eso llamó a sus vecinos:
¡Necesito 4.000 trabajadores para mi casa!
-Gritaba el gigante ayudado de todos sus publicistas-


Así fue como se inició la construcción más grande de la historia y del barrio... pasaría ciertamente al recuerdo  de la nación, como el empresario que más trabajó daba a la gente.


Al poco tiempo de que se empezaban a ver los primeros primeros pisos del edificio, el tiempo cambió, se anunciaban relámpagos, tormentas... se anuncia una enorme crisis global.


¡Hay que cerrar la obra, podemos perder nuestras inversiones!
-Gritaba como loco el gigante!
Así lo hizo su séquito de expertos en ganar sin pensar en los "efectos colaterales".


La prensa comentaba con estupor: El gigante ha dejado cesante a 4.000 trabajadores, a cortado de un viernes para un lunes los sueños de miles de personas, de hijos universitarios, de madres enfermas que no tenían como seguir sus tratamientos.


¡Y qué quieren, es normal que se tenga que despedir cuando uno tiene tantos empleados!
-Dijo con toda soberbia el Gigante Egoísta!


Un año pasó del despido más grande conocido en el barrio, un año en que 4.000 debieron pasar el temporal a solas con su angustia... un año en que el Gigante Egoísta ganó con sus otros negocios más de lo que esperaba lograr... el se frotaba las manos ... los 4.000 trabajadores, se miraban sus manos deseosas de trabajar y ganar su pan...


¿Sabe quién es este Gigante Egoísta? 
Existe, tiene nombre, rostro y la decisión de ser el gigante más gigante del planeta... 
¿De qué te sirve Horts Paullman construir la torre más grande del continente, si no levantas ni un metro la solidaridad, el compromiso con los trabajadores?


lunes, 14 de noviembre de 2011

¿Ciudadanos o Consumidores?


No se preocupe, si el consumo le provoca ansiedad
y no tiene para pagar la cuota...
el mercado tiene muchas terapias maravillosas...

No crea que la pregunta es tonta, 
cada concepto tiene tras de si valores, actitudes, 
escala de opciones en la vida.

Muchos definen al ciudadano como un consumidor: 
los modistos, la farándula televisiva, la Sra. María del Kiosko, 
el retail, los publicistas, los moteleros, los colegios, el panadero, 
los empresarios y sus accionistas, el mercado… ¿pero que es un consumidor?

La teoría microeconómica define al consumidor 
como un portador de recursos, con un presupuesto el que puede gastar 
en lo que el mercado logre ofrecer en una diversas de productos,  
tanto bienes como servicios. 
En palabras simples: una persona-alcancía, 
con poca capacidad de decisión (ya que la publicidad hace su trabajo hipnotizador) 
y con muchas posibilidades de consumir y endeudarse 
en caso de agotar sus recursos. 
Y ojo, pues cuando hablamos de “recursos”, 
no es solamente el dinero, sino también su tiempo, sus expectativas, 
el trabajo, el esfuerzo, las tensiones, el estrés, la calidad de vida, etc., 
todo lo que gasta para obtener el producto o bien que espera.

La persona vista como consumidor, ciertamente pasa a ser parte del consumo. 
Ella misma se consume al consumir… creemos que elegimos, pero no: 
hemos sido elegidos para consumir “sus” productos 
y en las condiciones que el mercado y su publicidad han definido.  

¿Se ha fijado que nos preocupa más consumir el último plasma, 
la red digital, el cable, el pan y la cebolla, antes de “consumir” recreación en familia,
 caminar por el mar, silenciar y leer un buen libro, pensar sobre nuestras vida? 
… no podemos, estamos trabajando para “pagar” el brutal consumo…

¿Quién se impone en nuestros países, el ciudadano o el consumidor?

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!