domingo, 9 de noviembre de 2014

Las 3 V de riesgo máximo: Vida, velocidad y vértigo...

El riesgo cotidiano de VIVIR ..
FOTO: W. Elphick, Cuzco, Perú.

El teléfono no dejaba de llamar. 
No podía contestar en ese momento... pero dada lo insistencia, lo hice. 
Desde el otro lado una voz centroamericana me decía:
Señor Winston, tenga usted buenos días. ¿Cómo está?
Yaaa, un oferta irresistible viene en camino- me dije a mí mismo-
Así no más era... un súper seguro que cubría hasta la pérdida de identidad...
¡Qué ganas de comprar algo así!
¿Cómo no sería bueno mantener mi identidad frente a todos los ladrones y terroristas de ella?

Vivimos en un contexto de crecientes riesgos, l
os riesgos cotidianos nos van aprisionando, enclaustrando, 
encerrando, en nosotros, contra los otros.



Con mis cincuenta y cinco años de vida, siento cada vez más claramente que cada día es un riesgo vivir, 
pero que lo asumo como una condición de vida necesaria que nos recuerda que somos seres breves, pequeños, indigentes y pobres.

Cada cierto tiempo le hago preguntas a la vida, ¿Por qué mí? ¿Y qué viene a hora? ... con el tiempo aprendí, que más que preguntar, debo responder a las preguntas que la vida me hace... y responder significa HACER, no HABLAR. 

Las preguntas de la vida no se responden con palabras, se responden con ACCIONES ... y allí viene el riesgo, de responder a decisiones que debo tomar. 

Cada decisión significa OPTAR por algo y RENUNCIAR  a algo... ¿Cómo no va a ser riesgoso eso? ufff, lo es.

¿Corro otros riesgos? 

Por cierto, los propios de las relaciones defensa-ataque que vivimos en la locura de cada día. 

Los que surgen de mi inconsciencia e inconsistencia. 

Los que surgen de mis apariencias y  omnipotencia, 
que me hacen creer que tengo más energía y capacidad de la que realmente tengo.

El riesgo de la vida es cotidiano, es imposible que yo pueda asegurar todo y no correr peligros. 

Las defensas y seguros que nos auto asignamos: encerrarnos en casa y barrios, blindar nuestros departamentos, polarizar los vidrios de los autos, los seguros de vida, de pérdida de identidad, de accidentes frente al cajero automático, de pérdida del trabajo, pérdida de un miembro físico... todo esto ¿Sirve? 
No, vale champiñón...

El mayor seguro que podemos crearnos (no comprarnos) es reconocernos que somos seres breves, pequeños, indigentes y pobres... eso nos prepara para los temporales, la aridez, las pifias, los piedrazos, los tropiezos. No depender de los aplausos, no buscar el primer puesto ni el dar el mejor discurso... así las pequeñas cosas se gozan con mayor libertad y menor dependencia de los manipuladores de la vida... en fin, ideas que gracias a una voz centroamericana, recuerdo un domingo por la mañana...

w




Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!