sábado, 30 de agosto de 2014

La fiesta de la insignificancia (I)



Milán Kundera, escritor ermitaño que exigió a su editor colocar como biografía el siguiente texto: "Milan Kundera nació en la República Checa y desde 1975 vive en Francia" ... eso no más. Optó por el silencio, no dar entrevistas, no publicar más...

Pasaron 14 años de su exitosa obra "La insoportable levedad del Ser", hasta que hoy nos regala "La fiesta de la Insignificancia".

Aún no llega a las librerías en español, les adelanto un trocito:



"Él quería ir con nosotros a ver la exposición de Chagall. No la verá. Yo tampoco, por otra parte. No soporto hacer colas. ¡Mira!
Hizo un gesto en dirección a la multitud que avanzaba lentamente hacia la entrada del museo. —Tampoco es tan larga —dijo Alain. 
—Quizá no sea tan larga, pero es repulsiva. —¿Cuántas veces has llegado ya hasta aquí y te has vuelto a ir?
—Tres veces. De manera que, en realidad, ya no vengo aquí para ver a Chagall, sino para comprobar que de una semana a otra las colas son cada vez más largas, y por tanto el planeta está cada vez más poblado. ¡Míralos! ¿Crees realmente que, de repente, se han puesto todos a admirar a Chagall.
 
Están dispuestos a ir a cualquier parte, a hacer lo que sea, tan sólo para matar el tiempo con el que no saben qué hacer. No conocen nada, de modo que se dejan llevar. 
Son magníficamente llevables".

Kundera se esfuerza por mostrar la pequeñez humana, lo miserable que somos. Ya en su obra anterior nos dijo que éramos seres leves, que como una pluma cualquier viento nos lleva a fronteras que no deseamos cruzar... seres leves, livianos, sin peso ni voluntad.

Hoy nos dice que somos insignificantes, pequeños y "llevables" por cualquier pensamiento pasajero, por las modas, por los magos de la tribu que modifican nuestros hábitos y consumos a su antojo.

¿Y si la insignificancia fuese lo más claro de nuestra vida? 

Responder con humildad, podría ser un camino para dejar esta fiesta loca y universal de las figuras que se agrandan, como en la caverna de Platón, pero que son de unos humanoides que se hacen llamar "Homo Sapiens", pero que desde hace siglos han dejado de serlo.

¿Qué tenemos de sabios? A lo mejor, la mayor sabiduría es reconocer que no la tenemos y que somos unos monitos que se creen evolucionados... 

Si somos lo suficientemente honrados nos veremos como impulsos, intentos de cambiar el mundo (que tema más vintage) pero con una inutilidad enorme, saltos, saltos y saltos sin coger nada.

Seguimos con nuestra insignificancia acuesta, con nuestras miserias lacerantes, con nuestras frustraciones agobiantes... pero sin embargo hay un eco oculto, cada vez de menor incidencia y pulso que nos llama a humanizar,  a cambiar las debilidades e injusticias sociales...

¿Qué prevalecerá? ¿Podremos hacer "primerear" el amor y la vida? (como nos dice el Papa Francisco) o seguiremos en clave insignificante, en nuestra pequeña escala individual que nos empaña la mirada social y de cambio, que nos reduce a individuos luchando en un todo contra todos...
¿Que ganará? ¿La insignificancia aprendida o la grandeza que nos da identidad humana?
Kundera opta por una salida: Hay que usar el humor nos dice, reírnos de nuestros saltos, ridiculizar nuestros afanes de creernos reyes, de  no tomar el mundo seriamente y ver en el humor una lucha por el cambio, una resistencia que asume la propia insignificancia en medio de tanto reyecito que se pasea por nuestro pequeñito planeta...

w


Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!