domingo, 28 de marzo de 2010

EL INSPIRADOR DE ALBERT CAMUS.


El INSPIRADOR DE ALBERT CAMUS.

El gran autor Albert Camus, como todos, un tiempo fue niño. Tuvo mirada, temores, inseguridades, búsqueda, inquietudes, juegos de niño.
Tuvo familiares, amigos y docentes que le ayudaron a ser un día lo que sería. El Señor Bernard es uno de ellos.

“La Clase con el Señor Bernard era siempre interesante por la sencilla razón de que él amaba apasionadamente su trabajo. Fuera el sol podría aullar en las paredes leonadas mientras el calor crepitaba incluso dentro de la sala. También podía caer la lluvia, en cataratas interminables y la clase apenas se distraía. Sólo las moscas, cuando había tormenta, perturbaban a veces la atención de los niños.)

El método del Señor Bernard, que consistía en no aflojar en materia de conducta y por el contrario en dar a su enseñanza un tono viviente y divertido, triunfaba incluso sobre las moscas.
Siempre sabía sacar del armario, en el momento oportuno, los tesoros de la colección de minerales, el herbario, las mariposas y los insectos disecados, los mapas.... que despertaban el interés languideciente de sus alumnos.

Era el único en la escuela que había conseguido una linterna mágica y dos veces por mes hacía proyecciones sobre temas de Historia Natural o Geografía. En Aritmética había instituido un concurso de cálculo mental que obligaba al alumno a ejercitar su rapidez intelectual . Lanzaba a la clase, donde todos debían estar de brazos cruzados, los términos de una división, una multiplicación o , a veces, una suma un poco complicada. “¿Cuánto suma 1.267 + 691? el primero que acertaba ganaba un punto que se acreditaba en la clasificación mensual . Para lo demás usaba los manuales con competencia y precisión... los manuales eran siempre los que se usaban en la Metrópoli.

En la clase del Sr. Bernard la escuela alimentaba un hombre más esencial todavía para el niño que para el H, que es el hombre de descubrir. En las otras clases les enseñaban sin duda muchas cosas, pero un poco como se ceba a un garza. Les presentaban un alimento ya preparado rogándoles que tuvieran a bien tragarlo”.

(El primer hombre - Albert Camus Tusquets Editores, Barcelona 1994).

Que motivador es encontrar un testimonio de educador renovado, aún teniendo tantos años su ejemplo, es un testimonio nuevo. Bernard y muchos otros, han decidido matar la vieja escuela y levantar la nueva, la humana, la inspiradora, la animadora (la que pone alma en lo que hace).
welphick

lunes, 15 de marzo de 2010

El antiguo testamento según Saramago



El antiguo testamento según Saramago

Saramago ha escrito su lectura del Antiguo Testamento en Caín, como antes lo había hecho con el Nuevo en El Evangelio según Jesucristo. Y en ambos casos lo persigue, obsesivamente, la misma pregunta: ¿por qué el mal?
En Caín ese interrogante se vuelve insistente ante los niños y los inocentes que murieron durante la destrucción de Sodoma y Gomorra; en el Evangelio según Jesucristo otros niños habían provocado la razonada compasión del novelista: las víctimas de la paranoia de Herodes.

Las idas y venidas de Caín a lomo de aquel burro sin nombre, tienen un objetivo: atestiguar la presencia multiforme del mal y reprocharle a Dios su pasividad, cuando no su complicidad con el mal. Para comprender los reproches y las invectivas de Saramago contra ese Dios que él escribe en minúscula, es necesario tener en cuenta su idea de Dios, en que los antropomorfismos bíblicos no son solo expresiones ocasionales, sino una condición permanente de un dios que como el patrón de una hacienda, mantiene con sus criaturas la relación amo-siervo, y como un poderosos cualquiera, pretende ser dueño total del destino bueno o malo, trágico o feliz de cuantos se mueven por el paraíso y fuera de él.
El mal, que aparece con presencia ubicua en el recorrido de Caín por los distintos episodios del Antiguo Testamento, en el pensamiento de Saramago es una travesura con la que Dios castiga a unos y premia a otros y es parte de la utilería con que Dios maneja el mundo. Él permite que Caín le dé muerte a Abel para exaltar a la víctima y degradar al victimario y su intervención es tan efectiva que puede transferir la responsabilidad de Caín, que solo sería el autor material, a Dios quien, según Saramago, sería el autor intelectual. Abraham, a punto de sacrificar a su hijo Isaac, aparece como instrumento de un dios caprichoso y prepotente que se regodea en el espectáculo de un padre que está dispuesto a sacrificar a su hijo para demostrar su fidelidad. Como cualquier tirano que ordena borrar a sangre y fuego una población rebelde, el dios de Saramago castiga, caiga quien caiga.
Otra clave del libro es que en su lectura y reconstrucción del Antiguo Testamento, Saramago convierte en dato histórico y literal, lo que es leyenda, o relato tradicional pedagógico, o simple mito. Por tanto, monta su propio tribunal de Nuremberg para juzgar los delitos de Dios contra la humanidad.
A esa dificultad de enfoque se le agrega otra de mayor entidad. Según la visión histórica de Saramago el mal no debería existir: ni Caín debió dar muerte a Abel, ni los niños y los inocentes debieron morir en Sodoma, ni en la Belén de Herodes, tampoco tuvo sentido el diluvio, y resultan absurdos los tsunamis, los terremotos, ni el mismo efecto invernadero. ¿Para qué creó Dios un mundo que Él mismo permite que vaya a su destrucción? 
Dentro de esta lógica ni el sufrimiento, ni la muerte, ni la injusticia deben hacer parte de la creación, y si lo son, se trata de descuidos culpables de Dios. El hombre, por tanto, igual que Caín, resulta una víctima de esos males, incluso de aquellos que él ejecuta con su propia mano. Un mundo así es el escenario en el que se mueve una criatura sin libertad y sometido a la voluntad omnipresente de un Dios todopoderoso.La libertad con sus riesgos, con su tarea diaria de crearse y robustecerse, no emerge en los escenarios creados por Saramago para su personaje. Caín no nació para renacer en cada ejercicio de su voluntad; nació sin voluntad propia y movido por la absorbente y dictatorial voluntad de un Dios que tiene descuidos y que rompe platos que paga el hombre; no el autor intelectual, sino el sicario, como ocurre en el injusto y desordenado mundo construido por los hombres.
Estas características, el dios antropomorfo, el mal como equivocación culpable de Dios, el hombre sin voluntad responsable y sin libertad, dependiente de un Dios que debería despojarlo de la posibilidad de hacer el mal, explican el universo creado por Saramago para Caín, su criatura.


Fuente: De Vida Nueva Coombia.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!