lunes, 31 de diciembre de 2018

El Gigante Egoísta, un país brechado y la PSU.

Había una vez un gigante egoísta, que lo tenía todo en su huerto y no compartía nada con nadie… fuera de su territorio, una multitud de gente mirando las hermosas y generosas frutas.

Vamos a la realidad: Chile tiene hermosos huertos, segregados y protegidos. Dentro de ellos, familias que lo tienen todo, atendidos por jardineros y empleados que viven (o sobreviven) fuera de este maravilloso huerto. Es Chile un país malignamente segregado, diferenciado, brechado.
Estas brechas se expresan en estructuras sociales que operan desde la colonia: los ricos vivirán en el centro, los indios al otro lado del rio. Hoy aglutinamos a los pobres hacia los sectores ponientes de la ciudad; los ricos hacia el oriente. Pero no es todo: hemos acordado socialmente que tendremos una masa para obedecer y ejercer trabajos básicos y rudimentarios. ¿De dónde los sacamos? Ellos serán los estudiantes de zonas populares y liceos municipales, colegios subvencionados con familias de bajos ingresos.
Por otra parte tendremos una elite que organiza el país y administra sus recursos. Esta elite accede a las carreras y universidades más apetecidas y selectivas. ¿De dónde viene esta elite? de colegios particulares pagados. De allí saldrán ministros, políticos, gobernantes, obispos, empresarios, gerentes.
¿Y todo esto a título de qué? De las cifras y la vergüenza que nos provoca la PSU 2018. Si tomamos a los estudiantes con 700 puntos o más el 56% de ellos estudió en un colegio particular pagado y solo 13% en uno municipal. Quienes entran a las universidades más apetecidas y selectivas de Chile (Universidad de Chile y Pontificia Universidad Católica de Chile), solo el 18% estudió en un establecimiento municipal… el resto usted imaginará de donde vienen.
Otro análisis: ¿Qué tipo de colegios están entre los 100 colegios con mejor rendimiento en Chile el 2018? Lo que usted está pensando: los particulares pagados la llevan y solamente cuatro liceos municipales y tres colegios particulares subvencionados logran entrar en este selecto grupo.
¿Y qué pasa con los liceos emblemáticos, como el Instituto Nacional, Liceo Carmela Carvajal y Liceo N° 1 Javiera Carrera? Todos ellos bajaron su rendimiento, entre otras razones por huelgas, protestas y otros líos que les sacan del circuito académico… esto no es menor, ya que ellos eran un acceso a educación universitaria de calidad, para estudiantes pobres que podrían a futuro acceder a los centros de poder y decisionales para buscar un Chile más justo y con mayor distribución de la riqueza.
Por sobre el 45% de los estudiantes minicipales no alcanzan los 450 puntos en la PSU y aquellos que logran entrar a la universidad, son luego quienes mayormente abandonan sus estudios en el primer año de universidad.
¿Qué busca la PSU? detectar el talento académico y asignar cupos de educación superior. Predice la distribución superior de rendimiento académico y no en la inferior, porque se utiliza como criterio de admisión para las carreras y las universidades más demandadas y, por ende, más selectivas. 
¿Entonces debemos cambiar la PSU? No tengo una respuesta tan tajante, pero la asimilo con el Sofá de Don Otto (pobre hombre que al saber de la infidelidad de su pareja, decide vender el sofá)… ¿Es ella como instrumento, causal de estas brutales diferencias de calidad de aprendizaje?  ¿Nuevos instrumentos, nuevas formas de ponderaciones, podrán bajar la escandalosa inequidad del sistema particular pagado v/s municipal o subvencionado?
Muchas familias “aspiracionales” buscan en colegios subvencionados un camino para llegar a la educación superior de sus hijos, imaginan que “pagando” algo, podrán  cumplir sus justas aspiraciones. Al menos, esto es lo que el modelo neo liberal, aplicado a la educación, no ha enseñado… si quiere un “mejor producto” pague para comprarlo… “Nada es gratis en la vida” –dijo una autoridad política del país- era el mercado educacional haciendo competir a los proveedores educacionales.
Resulta doloroso cuando vemos que a esas familias no les estamos respondiendo, que no les podemos “asegurar” la educación que buscan para hijos. 
¿Dónde está el problema? ¿En la PSU que aplica medidas injustas de selección y discriminación, en las familias que traer aspiraciones imposibles de lograr o de los colegios que no estamos haciendo bien el trabajo?… ¿Será que el problema es mayor y nos sobrepasa? ¿No serán las reglas de un mercado educativo salvaje que distribuye desde la elite y el dinero las oportunidades educacionales? 
La PSU es simplemente el fotógrafo que cada año saca la “foto familiar” de Chile. Allí podemos ver enormes diferencias del sistema educacional y las diferencias económicas y estructurales de la sociedad chilena, expresadas en una brutal inequidad  del modelo económico que nos rige. ¿Cómo podremos competir los colegios subvencionado que con suerte podremos invertir en el estudiante un millón y medio anual, contra los hasta cinco o más  millones que una familia de colegio particular pagado puede llegar a pagar al año?
Son ecos que nos pueden quedar desde el análisis de la PSU 2018, resonando en ella un mensaje a los “Gigantes Egoístas” que han rechazado el incremento de impuestos para generar mayores programas sociales; un mensaje para los Profesores que debemos sufrir con esto, si, que nos duela la pobre presencia de nuestros estudiantes en la PSU; un mensaje para las familia que deben acompañar con mayor rigor la educación de sus hijos, desde pre kínder; un mensaje a nuestros estudiantes, para que asuman la injusta brecha social y se propongan luchar por cambios sociales… y una forma de hacerlo es llegar a la carrera universitaria que les permita tener voz y acción en la creación de un Chile menos brechado… hummmm, es tiempo de seguir con mayor decisión, el tema no es la PSU, es el país, es la justicia, es el modelo que nos ahoga… eso nos debe doler, mientras no lo haga, seguiremos mirando a lo lejos al gigante y su hermoso huerto, pensando que algún día podremos llegar a tener uno así, o al menos robarle unas cerezas al pasar…

W. Elphick D.



domingo, 11 de noviembre de 2018

Caída del Muro de Berlín y soberbia capitalista

El muro de Berlín nace como el “Muro de Protección Antifascista” (dado por los soviéticos y la República socialista Democrática Alemana o RDA), creado el 13 de agosto de 1961, nunca protegió a la población de nada... simplemente fue el horror opresor con otra el pueblo.

La madrugada del 10 de noviembre empezaba su derrumbe por alemanes de ambos lados de la frontera, lo hacían con martillos, cuchillos, cinceles, pero por sobre todo lo hacían con pasión, radiante pasión de buscar la libertad que por 28 años les negaron.
Esa misma noche, miles de personas empezaron a saltar la fronteras, frente a los atónitos guardias fronterizos que no tenía órdenes de cómo actuar, pero que ya no estaban dispuestos a seguir disparando contra sus compatriotas. Un año después, el 3 de octubre de 1990, se repetiría otro milagro social: Alemania se reunificaba integrando la RDA y RFA en un solo Estado... el mundo cambiaba.
Los políticos de siempre empezaban a sacar provecho. Los mismos comunistas hablaban de que era un signo de la madurez de su sistema opresivo... hummm. Por  otra parte, el modelo capitalista y su versión de libre mercado, abrían botellas de Champagne y celebraban el triunfo global de sus teorías... podíamos concluir que con la caída del muro, teníamos a un comunista a medio morir y a un capitalista ebrio de sus propios engaños.
No pocos pensaron que tras la segunda guerra mundial y la larga guerra fría entre estos dos modelos de gobierno (centrado en el estado o comunismo y liberal a ultranza o capitalismo), el tema se resolvía con la caída del muro y la caída de los modelos opresores de la izquierda ... ¿sería tan así? Ciertamente los liberales y capitalistas así lo presentaron: el modelo para gobierno de una nación era el de ellos, poderosos, ricos, competitivos, de alta gama comercial y con un modelo libre mercadista, sin resguardo ni protección para los clientes, convertidos en "consumidores" a todo dar... ufffff. 
Tendrían que pasar muchos años para darnos cuenta que el capitalismo se volvió salvaje y nos llenó de nuevas esclavitudes y enormes muros económicos, sociales, restrictivos, excluyentes, con prácticas laborales contra el trabajador y con colusiones y abusos del empresario contra el cliente... Hoy su mayor Gurú, Donald Trump, tiene a la humanidad entrampada bajos sus normas capitalistas, golpistas, abusadoras, destructoras de toda sana convivencia... el Señor de los muros y de las opresiones en Sun plenitud...
Me pregunto tras estos 28 años en que celebramos la caída del muro de Berlín ¿Qué nuevos muros hemos construido? ¿Somos conscientes de que los tenemos, o los asumimos como parte del paisaje? ¿Vemos la existencia de un capitalismo creando un maquiavélico modelo mundial de la economía y de la vida de las personas en torno al trabajo-consumo-trabajo? ¿Qué podemos hacer frente a esto desde nuestro lugar de vida, de trabajo?
Hummm, buen tema, compleja reflexión, duras conclusiones... lo peor sería seguir descorchando botellas de Champagne...
un Abrazo, W. Elphick D.

miércoles, 20 de junio de 2018

Mirada prospectiva frente a la diosa burocracia

-->
¿Qué podemos prospectivar?
Primero tener en mente una idea: Esto NO está bien, estas prescripciones y supervisiones desde la investigación que criminalística son inútiles, son bolsas plásticas que ponen en la cabeza de la escuela. Es una hipertrofia burocrática y decadente… hay que hablarlo en comunidad. Alguna dirá ¿Para qué ,si el poder de la curia burocrática es omnipotente? Si queremos cambios, hay que caminar y lo primero, es que tomemos conciencia de que esto no está bien, por más que venga de una autoridad.
Luego vamos a lo esencial: Veamos si nosotros como directivos hacemos lo mismo ¿Repetimos ese estilo con nuestros docentes? ¿Estamos colocando las bolsas que no usan los supermercados en las cabezas de nuestros profes? Para que cumplan lo que decimos, para que no piensen en lo esencial de su tarea: enseñar menos, para que se aprenda más.
También es hora de no traicionar nuestros buenos pensamientos… llevemos al templo de la diosa burocracia, en la medida de lo posible y evitando que no nos descabece uno de sus fiscales, hacer presente nuestras quejas, contradecir en lo necesario, discutir en lo razonable, opinar en todo. Y porque no, resistirse a medidas absurdas, insistir, llenar sus altares burocráticos con nuestras peticiones, enviar oficios y cartas conductoras, insistir que nos dejen educar… lo necesitamos… y cuando nos escuchen, enviarles con gratitud una plaquita: “Gracias por favor concedido”, ellos lo necesitan, les humaniza.
Esto es crecimiento comunitario, participación democrática, crítica ascendente… esto es el despertar de los zombies educativos… esto es la revolución de quienes no deseamos seguir creando pirámides educativas, hechas por esclavos egipcios y llenas de tumbas y sarcófagos con documentos, informes, rendiciones, evidencias, para la diosa burocracia, gritona, loca y ciega que nunca los podrá leer, pero que los sigue exigiendo.
Subsidios para despertar a adoradores de la diosa burocracia. 10 discernimientos para la nueva alianza educativa
1.     Esto que se critica con loca vehemencia de parte del autorcillo de este artículo ¿Usted siente que se repite en su centro educativo? ¿Aplicamos los mismos patrones?
2.     ¿Podría hacer un catastro de 10 tonteras que exigimos, como culto a la diosa burocracia, pero que usted sabe que no sirve para nada?
3.     ¿Cuándo fue la última vez que consultó a los educadores de su centro educativo por críticas a su estilo de gestión como directivo?
4.     Le invito a un ejercicio heroico: respóndase con sinceridad, ¿En ocasiones no le acomoda la burocracia? ¿Estar abrigadito y con cara de persona ocupada e inteligente frente al computador en su oficina? ¿No es una forma de pasar el tiempo en tonterillas, sin darse a la compleja tarea de asumir lo importante: el buen aprender de los estudiantes?
5.     ¿Nunca ha sentido que se resguarda tras la diosa burocracia? ¿Qué los papeles son su frontera, sus carpetas su tesoro y sus timbres sus sellos imperiales?
6.     ¿Ha tomado conciencia sobre lo discursivo que somos? ¿Expertos en grandilocuencia, verborreas innecesarias, discursos que deseamos que reemplacen a las pocas acciones que hacemos?
7.     ¿Nunca ha sentido que su cargo de directivo lo centra en la minucia? Esos detalles limítrofes, la firma, el timbre, la carta conductora, las miles de fotocopias con firmas de asistencias, las carpetas SEP, PIE, PME, ETC?
8.      Todos los informes que usted pide ¿Son para estudiarlos y ayudarnos a crecer con ellos, o tienen un buen porcentaje de desconfianza frente a la tarea de otros?
9.     Finalmente desnúdese ante sí: ¿A qué dedica más tiempo, a la interacción con personas o al culto de la diosa burocracia? ¿Cómo aplica usted lo que Pareto propone en su 80/20?
10.  ¿Cuánto tiempo ha pasado el último mes, en el patio conversando con los estudiantes? ¿Ha vencido la tentación de ver el reloj cuando habla con alguien, porque le está quitando tiempo para la hora del culto a la diosa burocracia?
NOTA: Este documento ha sido gritado por Winston H. Elphick,  pido sinceramente perdón a quienes le hayan molestado mis gritos. Este autorcillo es coordinador de una red de colegios en Chile. No los nombro, porque escribo a título personal, no representan estas palabras hoy a esa red… no sea que la diosa burocracia mande un rayo supervisor y nos caiga una visita integral, un apriete integral, una bolsa sobre nuestras cabezas que ahogue nuestras expectativas de hacer de nuestras escuelas el mejor lugar para que los chilenos sean todo lo que están llamados a ser, mediante estos procesos educativos.
Temida diosa burocracia, danos hoy la posibilidad de educar, de centrarnos en el aprendizaje, en el aula, en los diversos espacios educativos por donde vaya desdoblándose toda la rica humanidad con que han sido llenos los y las estudiantes de nuestros hermosos colegios… amén…
Si usted quiere discrepar, compartir, aportar ideas, sugerir acciones mi canal está abierto: w@winstonelphick.net


Esa maldita diosa burocracia

-->
Esta noticia la tomamos del Diario la Tercera, del miércoles 20 junio 2018. Nos invita a un tema esencial: Que el MEDIO no se transforme en un FIN…. Para terminar adorando a la diosa burocracia de los magos y sacerdotes que trabajan para el Ministerio de Educación, Superintendencia y sus derivados.
¿Burocracia?  ¿No es el arte de convertir lo fácil en difícil? ¿No es el esfuerzo por crear formularios y complejos sistemas en que terminamos dando una misma respuesta a CINCO entidades fiscalizadoras distintas?
Esta diosa burocracia es compleja, abrumadora, normativa, jerárquica y autoritaria… indolente. Nos quita espacios para la calidad de la acción educativa, para responder sus procedimientos. Nos quita tiempos con las personas, para entregarlo a sus informes, rendiciones y requerimientos de fiscalías que nos recuerdan a los años 80.
Un signo de los fieles de esta diosa burocracia es el aburrimiento y hastío, la molestia y la irritación, de sus hijos esclavos tras el computador conectados a la coerción de un loco sistema mezcla de control y cámara de gas. Todo esto porque lo hacemos sin convicción, ya que no somos de la casta de estos burócratas, somos educadores, pero financiados por burócratas, por tanto a su merced.
Adoramos a la diosa burocracia por necesidad, un imperativo legal… sino nos corta el agua y el gas. Y ojo, no es que seamos flojos frente a sus 2.357 obligaciones, no Señor, es que creemos que estamos en la escuela  PARA MÁS, anhelamos tener tiempo para hacer de esta escuela, OTRA… y usted no nos deja.
El medio lo han convertido en un fin… ciertamente que necesitamos eficiencia, cumplir metas, pero hoy las metas es cumplir con las “evidencias”: ¿tiene el acta de las reuniones? Ahhhh, pero acá falta una firma… ¿El cronograma tiene mal puesta una fecha? Ahhhh, otra multa… ¿Tiene los tubitos vacíos de los lápices de pasta que evidencie que se usaron?  Veamos el Proyecto Educativo… ¿Tiene las 342 partes requeridas? ¿Se aprobó en reunión del Consejo Escolar? Muestre actas y firmas… hummm, falta otra firma. ¿Y por qué no pregunta cómo lo hicimos, la participación en su elaboración, el nivel de debate, los canales de validación, la identidad y el  desarrollo escolar que busca? En fin… quedará para otra visita… 
Este tipo de supervisores, no buscan los objetivos finales, buscan la cosita pequeña, para llenar sus planillas;  no les interesa el objetivo, les interesa que esté bien escrito el informe… no les preocupa el contenido del escrito, van tras  la evidencia rústica, los puntitos de la subvención, la estructura, el casillero bien tiqueado, la frase puesta al lado izquierdo… uffff…  adiós al pensamiento divergente y creativo.
Este tipo de supervisión, termina siendo de un voyerista burocrático, que nos desnuda y allí se queda gozando de nuestras debilidades y temblores de haber fallado en un dogma que la diosa burocracia acababa de entregar a sus sacerdotes del rito supervisor.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!