miércoles, 30 de septiembre de 2009

LEVANTAR EN LA CIUDAD UNA ECONOMÍA MORAL




"La economía moral es convocada a existir
como resistencia a la economía del "libre mercado".
(Julio Boltvinik Economista y columnista de "La Jornada").

El libre mercado tiene un inmenso valor: su diversidad,
pero también tiene una enorme debilidad: su relatividad,
todo “depende de…”, no hay valores ni verdades absolutas,
simplemente manejamos el mundo sobre la oferta y la demanda,
sin orden alguno, es decir, el mercado se autorregula,
como quiere y en las condiciones que algunos definen.

¿Quién pedirá por el derechos de los socialmente mudos y cojos?
¿Quién llamará a que el alza del pan y de los remedios
no se logre por una vergonzosa colusión entre empresarios?
¿Quién se preocupará donde dormirán los pobres?

El mal empresario no piensa en cuidar el puesto de sus trabajadores,
basta ver el cierre de las obras de CENCOSUD que dejó a 4.000 cesantes.
El mal laboratorio deja de investigar sobre la cura de una enfermedad,
porque existen muy pocos “clientes” para comprarlas,
el mal panadero compra la harina a punto de vencer,
para sacar mayores ganancias, con una menor inversión…

¿Existe realmente la responsabilidad social empresarial
o es más bien una estrategia de marketing social?
Todos estamos llamados por el Dios de la Vida
a levantar una patria justa y grande para todos,
Todos somos responsables de la creación de una sociedad inclusiva.

Son los llamados efectos colaterales o simples “debilidades” del mercado.
¿Qué podemos hacer para evitar que el mercado nos utilice,
nos degrade, nos convierta en antropófagos o marionetas,
en competidores desleales y agresivos,
en sociedades con escandalosas brechas entre quienes tienen
(salud, casa, trabajo, educación, entretención) y los que poco o nada tienen?

¿Poner ojo en el mercado debilita acaso la libertad
o que la autoridad o el estado nos impondrá su visión?

La avaricia de unos pocos especuladores
y la desinformación y poco involucramiento de muchos
dan lugar a grandes crisis que llaman “económicas”,
cuando en realidad son éticas y convivenciales.

martes, 29 de septiembre de 2009

VENDIENDO A SU PROPIA MADRE






“Cavallo es capaz de vender a su madre por un poco de poder”
dijo Gustavo Veliz en la campaña presidencial de 1999 en Argentina.
Provocó gran debate ¿por qué, si hoy todo es “vendible” y “negociable”?

Suena repetido a lo mejor, pero el mercado nos está comiendo,
o más bien, nuestras actitudes mercantilistas en la convivencia diaria:

·      Ambientes desconfiados, competitivos y agresivos,
·      publicidad engañosa, ropa de modas ridiculizantes,
·      televisión farandulera, opinólogos ignorantes, noticias morbosas,
·      teleseries, realitys show que no abren la mente del televidente.
·      La economía global favorece el calentamiento y pobreza global,
·      la explotación del hombre por el hombre,
·      un consumismo  y  “marquismo” compulsivo y creciente,
·      la búsqueda de la satisfacción del propio placer a como de lugar,
·      pornografía, tranquilizantes, drogas adictivas, arte vulgarizado…

·      Se sobrevalora el mercado financiero y especulativo,
·      por sobre la creación de fábricas y micro empresas.
·      Nos acostumbrarnos a que todo es desechable y transitorio,
·      la cafetera, las relaciones, el amor, la amistad, la verdad…

La ley de oferta y demanda nos ha condicionado todo:
·      ¿Quiere vulgaridad en la televisión?
·      ¿Quiere profesores que no exijan y que sean muy entretenidos?
·      ¿Quiere sexo adolescente sin relaciones maduras y responsables?
·      ¿Quiere competencia entre unos y otros?
·      ¿Quiere programas dopadores y alienantes?

Todo lo podemos producir para una demanda “exigente” y caprichosa,
no importa lo que pida, todo vale en el mercado si  eso “vende”:
comida que intoxica, productos absurdos, actos banales, sin sentido,
locutores vulgares, valores devaluados, objetos prescindibles…

En este mercado manda lo que el cliente desea comprar,
(entiéndase “cliente” por alumno, televidente, lector)
sin evaluar si eso es prudente, educativo, socialmente responsable.

Juan Pablo II dijo que estábamos viviendo un “capitalismo salvaje”,
por la forma en que convivimos y distribuimos los bienes.
¿Pero cómo se puede humanizar este capitalismo?
¿Con una revolución,  un choque brutal de fuerzas?
¿Con una reforma, un ejercicio gradual de cambio?
¿Con un mayor equilibrio entre mercado y Estado?

Hoy, Señor en medio del torbellino mercantil,
nos llamas a humanizar mirando al extraño como mi hermano,
a vivir evaluando nuestros actos y sus consecuencias.
Nos pides que nos abramos a que no solamente
vale lo cuantificable y negociable,
que la belleza y el amor humanizan
y valen mucho mas que lo “utilitario” de la vida,
que la gratuidad y la donación también existen.


Hoy, Señor mirando las vitrinas y vidrieras del comercio,
me pides que responda una pregunta esencial:
¿En dónde estoy colocando mi empeño,
en lo que “consumo” o en aquello
que realmente me “alimenta”  la vida, los sueños?

lunes, 28 de septiembre de 2009

CERRAR LAS PUERTAS Y HUIR

No pocas veces dan ganas de dejarlo todo y partir,
de no preocuparse de nada ni de nadie…


No pocas veces agota vivir humanamente,
dan ganas de abandonar tanta reflexión y filosofía
y volverse pragmático y libre mercadista.

Pero finalmente si vivo alienado de mí mismo,
si silencio la fuerza de lo que me hace humano,
reducido a un ente productivo y consumista
¿A qué destino podré llegar?


Si vivo fragmentado en partes irreconciliables,
por una parte mis afectos, por otra mis razones,
por una un espíritu debilitado, por la otra un cuerpo hedonizado
¿A qué vida desintegrada podré alcanzar?

Si en mi mundo interior sólo hay interferencias,
bulla, apatía, sin sentido, competencias y apariencias,
¿Qué tipo de construcción estaré dando a mi vida futura?

Cerrar las puertas, dejarlo todo y partir
difícilmente me ayudará a escuchar la palabra
que Dios ha guardado para mí,
ni tampoco podré escudriñar las señales
que dejó en mi mente y mi corazón.

viernes, 25 de septiembre de 2009

YA NO SEREMOS CONOCIDOS…




Una vez dijiste Señor algo parecido a esto:
Ya no les llamo empleados, conocidos, cercanos…
Les llamo AMIGOS…
Es que en tu esencia está el ser amigos,
La trinidad Padre, Hijo, Espíritu Santo es una eterna amistad.
No puedes ser de otra forma, nos quieres como amigos,
lo que tanto falta hoy en esta ciudad globalizada.

Te presento el escrito de un joven, es como un grito en la soledad, mira:

“¿Existirán de verdad los amigos incondicionales?
Esos que estén a tu lado cada vez que los necesites,
dispuestos a jugárselas por ti, orientándote,  
o simplemente oyéndote, ¿existirán de verdad?
Mis "amigos", aparecen cuando todo va bien,
y luego cuando necesito de su amistad se dan la vuelta, dejándome sin aliento.
¿Saben qué me gustaría encontrar a alguien en quien confiar de verdad?
Alguien que te de la seguridad de que no estás solo
y que puedes confiar en los humanos, aunque sea solo uno,
y así creer en la verdadera amistad”.
(Tomado de: viviromorir.blogspot.com. Posted by Escorpión 5:29).

Es cierto, es solamente una persona, no te doy cifras estadísticas…
pero está dicho en exceso que la SOLEDAD es hoy la nueva pobreza
que ataca a millones, que comen solos, que sueñan solos,
que sufren solos, que imaginan y proyectan solos.

Sin embargo, tenemos sed de vivir con otros, de amar con otros,
de sentir esa mano incondicional que acoge la mía siempre.
¿Aún no la encuentras?
La tuya Señor es una mano siempre presente, siempre dispuesta.

Eres el Dios que nos espera con un desayuno en la playa,
que sale al paso para conversarnos y luego cenar con nosotros.
Nos llamaste tus amigos, ya no seremos tus siervos,
o esclavos de un Dios dictador y manipulador.
Somos tus amigos por decisión tuya, TU nos llamaste primero,
¿Cómo perder esta oportunidad de crecer en tu amistad?

jueves, 24 de septiembre de 2009

PADRE NUESTRO: LA EXPERIENCIA COMUNITARIA



Poco a poco nos fuiste mostrando tu paternidad, soy tu hijo.
Pero también la fraternidad: he nacido con otros, soy hermano.

Aprendemos que es necesario tomar dos puntas de la vida:
La fortaleza de ser YO y la necesidad de ser un NOSOTROS.
La vida se encarga de hacernos ver que no es verdad
“que no le debo nada a nadie”, que me he hecho “solo”.

Nos educaste Señor en la pedagogía de la familia y la comunidad,
en el ejercicio de sentirnos incompletos sino crecemos en comunión.
Vamos aprendiendo que la vida, mi vida es mucho más que mi YO ,
es mucho más que mi conciencia, mis intereses y mis derechos.

Sin comunidad mi voz no hubiese sido lenguaje,
sin otros mis huesos rotos no hubiesen sanado
y nunca las manos ausentes en mi vida
se hubiesen cambiado por otras que reemplazaron el afecto y la cercanía.

Sin comunidad no hay Iglesia que levante las manos,
que lleve a la calle, a las plazas, al capitolio, a la ONU,
al hospital, a la escuela, a la empresa, a la familia
el anuncio de que el ser humano ha resucitado para siempre,
que nunca morirá y que por eso valoramos su vida,
porque sin este acto de valorar al UNO se pierde el TODO,
desaparece la comunidad que sostiene la vida humanizada.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

PADRE EN LA RUTA: LA EXPERIENCIA DE SER YO CON UN SENTIDO


Poco a poco nos fuiste enseñando Señor
que la vida humana no es un azar y un hecho casual.
Que no somos frutos de una evolución espontánea,
sino provocada por un acto de amor del Dios de la vida grande.

Toda vida humana tiene una dirección y un propósito,
busca abrazar los fuegos que brillan a lo lejos,
aquellos que dan rango de eternidad a cada pequeño paso que damos.
Toda vida humana trae ensemillado un proyecto a descubrir,
una invitación para un enorme viaje por las geografías y la gente.

Voy así descubriendo que a mi vida le inyectaste un sentido,
que en mi ADN espiritual está tu llamado a caminar hacia un fin,
que no voy dando tumbos o en círculos embriagadores,
sino que cada paso tiene un motivo en este camino de descubrir mi YO
y descubrir  también la relación con otros YO
para poder llegar a develar y concretar ese gran proyecto de vida personal.

Al mirar hacia atrás veo un pequeño hilo que va uniendo todo,
una señal que integra mis búsquedas y ansiedades,
y que da razón a todos los esfuerzos, las penas y alegrías.

Al fin SOY YO en estos huesos y este espíritu que expresa una arista
de la enormidad del amor siempre presente de Dios.
Gracias Señor pues somos una expresión del Cristo que vive encarnado
en nuestras mentes, corazones y acciones pequeñas y grandes,
que te has quedado en lo más profundo de esa casa que soy YO.

martes, 22 de septiembre de 2009

PADRE MIO: LA EXPERIENCIA DE SER CREATURA


Cuando por estos días hablamos tanto de Darwin y la fuerza de la evolución,
algunas voces contraponen las posiciones: o eres evolucionista o creacionista.
Otros insisten en la separación entre razón y fe, entre Dios y la creación…
Vieja discusión que no logra diferenciar el QUIEN con el COMO.
¿Cómo negar la fuerza de la teoría de la evolución?
Sus pasos, sus estudios, su racionalidad tan bien planteada.
Ella define con claridad COMO se crea la vida en la tierra…
pero no resuelve el QUIEN pensó e ideo todo aquello que plasma esta teoría.


Es un poco como la pedagogía de Dios en nuestra vida:
Vamos creciendo sobre etapas de desarrollo personal,
vamos evolucionando, siempre de menos a más.
TU mismo, nos dijiste Señor: "Yo Soy el Alfa y el Omega" 
la A y la Z, hermosa imagen que expresa ese llamada a evolucionar,
a ascender, a peregrinar de menos a más.      

Nos diste identidad de semilla, pequeña y enorme a la vez.
Pequeña como posibilidad y proyecto,
enorme cuando se descubre, se trabaja y se camina
aún en la oscuridad y la niebla,
como mirándote en medio de esa poca luz,
sintiéndote como brisa suave y refrescante,
pero también como ráfaga que empuja y exige.


La fortaleza de nuestra fe es que primeramente
nos invita a reconocernos como creaturas,
hijos nacidos de una paternidad que supera tiempo y espacio.
Eres Tu Señor quien se acerca primero y nos llama a la vida,
eres Tu el enamorado de tu propia creación,                                                      
somos tus creaturas, pequeños, pero gigantes en tus manos.
¡Tan maravillosos y con tanto cuidado nos hiciste
que terminaste alabando la vida humana!



domingo, 20 de septiembre de 2009

CUANDO DIOS SUEÑA A CON EL SER HUMANO.






Recuerdo a un amigo que un día me dijo que su vida era “sobrevivir”,
simplemente un “vivir al día”, entre la contingencia, la fatalidad o casualidad,
que no encontraba que su vida era un proyecto por descubrir ni desarrollar.

Con el tiempo logró descubrir lo hermoso de una verdad de fe cristiana:
que no somos hijos del azar, de la experimentación o de la casualidad.
Somos nacidos de un sueño hermoso, grande y eterno.
Dios en sus tardes galácticas va soñando vidas,
y entre enormes estrellas y cosmos que va creando,
va también tallando unos seres paradójicos:
minúsculos e indefensos, pero a la vez únicos y gigantes.

Dios va soñando cada vida humana que nace,
la va tejiendo en la galaxia de un vientre de mujer,
poco a poco esa vida la hace lo más parecida a COMO a EL le gustaría vivir…
así nace cada niña y niño desde el sueño eterno de Dios,
para una vida eterna, con planes eternos.

Al fin Dios sumando sus sueños va creando el adn, los huesos, el espíritu
del único ser que fue capaz de enamorar a su creador.

sábado, 19 de septiembre de 2009

EL NIÑO QUE EMPEÑO SUS JUGUETES





La semana pasada una noticia conmovió a España:
Un niño de once años llevó a una casa préstamos, de embargo,
(La Tía Rica, como se conoce en algunos países de América)
Sus libros, unos CD y algunos juguetes … los quería empeñar.

¿Estaría preparando algún viaje con los compañeros de curso?
 ¿Necesitaba dinero para cambiar  su teléfono?
¿Un capricho, tal vez, que se quería subvencionar? Nada de eso.

Simplemente buscaba sacar del apuro a su padre,
que al no tener trabajo su familia estaba en una situación límite.
Sin ningún otro recurso más que algunas de su pobres cosas,
no se le ocurrió más que implicarse a sí mismo en la solución.

¿Qué trasfondo tiene esta historia?
Una realidad de millones que no tienen lo necesario para vivir,
para sobrevivir, con serena dignidad y alegre esperanza.
¿No se trata también de personas cercanas en mi barrio,
en la escalera de mi casa, en la propia familia, en tu parroquia?
Es entonces cuando esta noticia pierde su inocente ternura
para transformarse en directa acusación que nos hace pensar.

¿Acaso Señor el bien que requiere el mundo se ha evadido a otra galaxia?
Parece ser que no, porque TU  creaste el mundo y sigues creando,
pero pusiste en nuestras manos una herramienta que puede ser asesina:
nuestra total LIBERTAD, mujeres y hombres con libre albedrío.

Tenemos total libertad para administrar el trigo, la sal y el oro del planeta,
tenemos total libertad para explotar a quienes deseemos,
podemos tener empresas que solamente tengan por fin lo económico,
tenemos libertad para ser codiciosos insaciables, usureros, despilfarradores…

Esa puede ser la mano negra de la libertad:  materialista, injusta, ciega,
Yoísta, dominante, hedonista, frívola, mentirosa, relativista…
Al final la utilización del ser humano para objetivos egoístas,
termina también por expulsar a Dios de nuestro paraíso terrenal.
Pero la libertad tiene una mano hermosa: la responsable, la solidaria,
La que hace de nuestros políticos, jueces, religiosos, poetas, economistas,
constructores de una ciudad humana, superando los cálculos y las claves de poder,
Ella hace de los empresarios, también ciudadanos preocupados del bien común,
Ella anima la conciencia de los economistas a pensar
que hemos vivido una crisis moral, más que una  crisis económica.

Tantas mujeres y hombres libres han sido capaces
de pasar el temporal junto a sus trabajadores,
otros con igual libertad han dejado cesante o en paro a miles…
para no ver sus ganancias debilitadas.

La libertad parece que tiene dos manos: una realmente libre,
La otra esclava de pasiones e intereses brutalmente inhumanos.
El niño que empeñó sus juguetes toma el rostro de millones
que en honor de su libertad han dejado de ganar,
o incluso han perdido, para vivir lo único que nos hace humanos:
pensar con el corazón, en el corazón de los otros…

NOTA. Esta reflexión tiene dos secciones, el texto en azul es de Jesús Sanz Montes, 
obispo de Huesca y de Jaca, publicado en Zenit el 19 de septiembre de 2009. 
El texto que le sigue ha sido inspirado por sus palabras y escrito por w. Elphick d.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

CONVERSANDO DE A TRES…

Rec

Recuerdo Señor muy bien esa frase tuya:
“Cuando dos o más se reúnen en mi nombre
YO estaré en medio de ellos”…
Ocurre que una amiga me escribe a este sitio
Y no tengo dudas que TU estás en medio de esta conversa.
“Estuve leyendo sus reflexiones, me gustaron,
y aunque no tengamos las mismas creencias en apariencia,
creo que sí confiamos en el ser humano,
en su capacidad de amar y que ese mismo amor
 es el motor de todas las cosas,
amar lo que se hace, amar a la familia...
el amor de Dios hacia nosotros del que usted habla,
el escucharse, el respeto...
todas esas cosas yo las valoro inmensamente
sin creer demasiado en Él,
no sé si por poca capacidad mía,
pero me gusta lo que escribe y lo adapto a lo que yo pienso,
quizás para mi, Dios, esa perfección,
somos todos trabajando en conjunto,
cuando la gente se une para hacer cosas buenas,
cuando a pesar del cansancio uno es capaz de regalar una sonrisa
a una persona extraña en la calle.
Unirse y querer aportar, para mi ese es Dios,
una energía invisible que formamos todos,
si uno falta, Dios no existe en esa perfección,
por que somos un sistema, y nos necesitamos para estar bien.
Puchas que me hizo reflexionar lo que escribe!
a pesar de que no he leído todo todo… por que estoy trabaja que te trabaja,
Feliz por cierto ah? no crea que me quejo.
 M a r i ”
Gracias Mari por tus hermosas palabras
y gracias Señor por poner esas palabras en los corazones.
TU no eres un Dios volátil, eres tremendamente con-cre-to,
Eres una PERSONA con la cual podemos comunicarnos,
Hablar y escuchar cuando nos hablas.
¿Eres energía? Por cierto.
¿Eres comunión y presencia? Por cierto.
Pero por sobre todo eres una PERSONA viva,
Que nos acompaña en este vivir humanamente.
Gracias Señor por “meterte” en nuestras conversaciones…

lunes, 14 de septiembre de 2009

¿COMO ELEGIR ENTRE LA BOLSA O LA VIDA?

Recuerdo Señor que los ladrones de antes eran bastante más educados,
antes de robar preguntaban a la víctima:
¿La bolsa o la vida?
Obviamente quienes deseaban salvarse entregaban lo que contenía su bolsa…
Hoy nuestras "bolsas" consideran chequera, cartera,
dinero, tarjetas, seguridades, pertenencias, estatus, migración social…
Los ladrones de la vida moderna ya no nos preguntan
y nos roban tanto la bolsa, como la vida.
Hay otros peores, nos dejan la bolsa y nos reducen la vida…
¿No ha sentido como el cuidado e incremento  de “su bolsa”
le reduce niveles y calidad de vida en el trabajo y en su familia?
Hacemos todo por cuidar y agrandar la bolsa:
trabajamos sin horario, competimos brutalmente,
nos volvemos ansiosos por escalar y reunir muchos bienes y objetos.
Cada cierto tiempo nosotros mismos nos preguntamos:
¿La bolsa o la vida?
¿Hasta dónde estoy dispuesto a entregar "la vida"
por  esta "bolsa" que se vuelve insaciable?
Y cada cierto nos respondemos:
¡Será por un tiempo, por la familia y los hijos!
Y nos asfixiamos con horas extras, con trabajos de fines de semana,
compramos en forma enferma, incontrolable,
sobregiramos las cuentas y la tarjeta de la casa comercial
llenando la casa de chucherías prescindibles.
Empezamos poco a poco a acrecentar la bolsa,
a usar la línea de crédito al tope por años,
a cambiar los muebles, el auto, la ropa.
¿Cuánto adquirimos en forma innecesaria
por el brutal juego del estatus y apariencia social?
¿Hasta dónde estás dispuesto a arriesgar tu vida por cuidar "tu bolsa"?
No es fácil Señor, TU nos diste la vida,
nos enseñaste que “la bolsa” es necesaria en la medida
en que nos hace más familia, más humanos, más fraternos.
Ciertamente nos enseñaste que la vida humana
se dignifica con un trabajo decente y un salario justo,
¿Hemos caído en la cuenta
que TU nos llamas a un desarrollo y progreso INTEGRAL?
Pareciera que por allí está nuestra debilidad,
no hemos logrado entender tu idea, parece…

sábado, 12 de septiembre de 2009

VENGO A TI TRABAJADO Y CANSADO…




Pablo Neruda, Hijo tuyo Señor,
(a pesar de que no te reconocía públicamente)
tenía una fuerza espiritual enorme
¿no sería ese fuego que pones en cada ser humano
que también ardía en sus poemas en una forma incontenible?
Mira lo que escribe en uno de sus poemas:

"Me dediqué a las puertas más baratas, a las que habían muerto
y habían sido echadas de sus casas, puertas sin muro, rotas,
amontonadas en demoliciones, puertas ya sin memoria,
sin recuerdo de llave,  y yo dije:
Venid a mi,  puertas perdidas: os daré casa y muro
y mano que golpea,  oscilaréis de nuevo abriendo el alma,
custodiaréis el sueño de Matilde con vuestras alas que volaron tanto."

Al leerlo siento una profunda mirada de divinidad en sus palabras,
¿No es una nueva forma de decir aquellas palabras de Jesús?:
“Venid a mí todos los que están trabajados y cargados,
que yo les daré descanso”. (Mateo 11).

¿No será algún recuerdo de niño en la Iglesia de Parral
que escuchara y que ya adulto asaltara su memoria?
 Como Neruda, no pocas veces vivo la experiencia de ser una “puerta perdida”,
“un trabajado y cargado” de la vida.

¿Cómo no han de cansar las preocupaciones, los errores,
arrepentimientos, incoherencias,  pérdidas, fracasos?
¿Cómo no han de cansar las tensiones, la rutina brava,
el silencio cabizbajo de los caminantes que a veces vamos sin rumbo?
¿Cómo no hemos de estar cansados al tropezar con la misma piedra,
que se expresa en mis temores, ansiedades, inseguridades?

¿Cómo no hemos de estar cansados  al ver nuestra voluntad debilitada,
incapaz a veces de dominar la agresividad, el egoísmo, la tibieza espiritual?

Sin embargo, allí, en medio del crujir de mi existencia, estás tú Señor,
llamando a las puertas perdidas y solitarias de la ciudad,
aquellas que no tienen recuerdo de llaves que las abrían,
o de manos que las golpeen, ni de corazones que esperen tras ellas.

Este Jesús es el Señor de las puertas perdidas, amontonadas,
Jesús que escucha, que llama y golpea para que abramos.
Jesús que comprende , que padece a mi lado, que me ama y espera,
con un enorme abrazo reparador y descansador.

jueves, 10 de septiembre de 2009

¿NO TE ESCUCHO O NO ME HABLAS?


No hay nada más demoledor que hablar sin recibir respuesta.
Los monólogos sólo sirven en el teatro, en la vida destruyen…
En el silencio de una profunda noche te lo pedí: ¡Háblame!
en el bullicio de la ciudad también lo hice… y nada.


Quería escucharte en nuestras calles y plazas,
en los negocios y actividades que armamos,
en las relaciones y personas que amamos.
Sin embargo te sentía tan lejano y ausente.


Vivimos tiempos en que todos hablan y gesticulan
y TU pareciera que optas por guardar silencio…
¿Crees que los hombres y mujeres de hoy
estarán dispuestos a hacer silencio para que les hables?
Estamos tan llenos de ruido e interferencias,
que no se si no te escucho o finalmente no me hablas….
No tenemos tiempo para detener la máquina productiva,
(que somos nosotros mismos),
no tenemos ánimo de silenciarnos y renunciar a la locura de la verborrea.


Pero sin embargo tu sigues llamando, a cada uno por su nombre,
eres el amigo de la comunión, el Señor de los vínculos y la conversa.
Nos entregas tu Palabra y nos pides una respuesta.
Tu Palabra nos despierta en medio de la noche,
tu palabra nos anima hacia una respuesta valiente.


Ella sólo surge en el silencio interior para escuchar la voz de Dios,
me pides un rinconcito en mi casa, un lugar en la playa,
un banco en la plaza para conversar en silencio.
Luego del silencio me invitas a que mire y admire.
Silencio y la contemplación, quietud y admiración.
Al fin aprendí que sin hacer silencio en nuestro interior,
sólo nos escuchamos a nosotros mismos,
Pero las carreras, el exceso de trabajo, los problemas
Se transforman en paredes que me encierran
y separan de esa poderosa y delicada armonía de vivir en ti.
Hemos quitado así, el centro esencial de nuestra vida,
lo accesorio es central y lo central lo hemos hecho accesorio.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!