viernes, 12 de noviembre de 2010

¿Por qué renunciar a una utilidad legítima?


¿Qué diría usted si viene una persona y le sugiere que renuncie a parte de su sueldo y lo entregue a obras de caridad? ¿Qué diría usted si fuese comerciante o empresario y esa misma persona le sugiriera renunciar a sus utilidades? La primera inquietud que surge en estas peticiones es aclarar ¿por qué? ¿para beneficiar a quién?

Luego podríamos pensar "si queremos hacerlo".
Esto parte por la anunciada crisis económica que llegará prontamente (según anuncian los optimistas economistas) y de la preocupación de algunos sacerdotes y obispos de ver el incremento de la cesantía... complejo tema.
La invitación es simple: ¿Quiere ayudar, usted Señor empresario que sale en las páginas sociales aportando a los pobres como expresión de su compromiso con la RSE? ¡Entonces deje de ganar lo que pensaba y colabore con la mantención de los puestos de sus trabajadores!... no los despida.

Ya han respondido algunos: "veremos si es posible", "el que pueda, que lo haga" (pero no me lo pidan a mi...). Lea lo que dijo Rodrigo Echeverría, Fedefruta: "El sector de la uva de mesa no ha tenido utilidades en los últimos tres años, por lo que es difícil renunciar a éstas"... digno de un portavoz de la solidaridad empresarial...
El dueño de Jumbo y otros dijo que era normal despedir a personas, cuando tenía una planta de cien mil personas... como para colocarlo en las páginas de RSE - Responsabilidad Social Empresarial-

Estamos en las puertas de una crisis, estamos hablando de que muchas personas pierdan lo esencial para sobrevivir, su trabajo... y algunos les preocupa "lo difícil que es renunciar a las utilidades"... el mundo del pragmatismo, del ganar por sobre todo... un mercado librado al salvajismo económico.

La invitación que la Iglesia ha hecho al empresariado es simple: de vuelta el paradigma: pase del eje "ganar riqueza" (y cuidar las utilidades) al eje "evitar la pobreza y la miseria" (manteniendo el espacio laboral de sus trabajadores.

Claro, alguien dirá que la renuncia a un bien personal, no puede ser obligatoria... de todas formas, sabemos que la solidaridad no puede imponerse por presiones. Ella surge espontánea y libre de corazones que ven más allá de sus intereses privados. 

Cuando Alberto Hurtado, decía "dar hasta que duela", ciertamente, Señor empresario, es la ocasión de demostrarlo: "dar hasta que duela", en el lugar que más duele, en las ganancias, en las utilidades, en el patrimonio personal... perder un poquito, para que un hermano no sufra la miseria de la cesantía... ¿será una locura pedir esto? ... ciertamente el cristianismo tiene algo de locura, divina locura.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!