sábado, 15 de noviembre de 2008

LA AMBIVALENCIA DEL IDIOMA.


LA AMBIVALENCIA DEL IDIOMA.

Así como el idioma y la palabra se pueden transformar en un canal que vincula y fecunda las relaciones entre las personas, también puede ser un medio para disociar, separar, segmentar.

 1. EL IDIOMA PUEDE SER USADO COMO FORMA DE SEGREGACIÓN.

 “Sabis que más loco,  tenemos caleta de carretes, lo vamos a pasar piola” ...frase corta, dicha rápidamente, en medio del living de la casa. 

Dejaste  a la abuela “marcando ocupado” dijo la niña que “andaba” con el sobrino de Don Bernardino.

Nadie entendió nada,  nadie claro está de los adultos presentes, algunos pusieron caras de simpatía tratando de decir “estos chiquillos, sólo se entienden entre ellos”.

Eran los términos del fin del siglo de los viejos, allí se quebró la época - dijo Don Bernardino- allí se empezó a construir la brecha que tanto nos separa. Allí la incomunicación entre generaciones vecinas llega a un punto de quiebre... y se manifestaba en algo aparentemente simple: palabras crípticas, términos juveniles que los adultos no entienden.

El tío “le pone” mucho, se está “enrollando”, la cosa es más simple - continuó el sobrino adolescente- nosotros somos jóvenes y queremos estar con otros iguales a nosotros, con el grupo nos sentimos bien, con ellos tenemos confianza, ellos nos comprenden.

Carlos, ahí estás confirmando lo que te decía - dijo Don Bernardino- Ustedes hablan así porque tras sus palabras existe un medio de excluir a los “viejos” de sus diálogos, en su idioma expresan que están molestos con nosotros, por ello han lograron sacarnos del medio creando su propios términos, de difícil acceso para el adulto que transita por su lado. Es así que ustedes viven su propio mundo, en su ambiente, con sus costumbres, con sus formas de entender la vida, la relación de pareja, el amor, el sexo.

Me parecía complicada la situación, la escena era un diálogo  respetuoso, pero cada uno permanecía en su puesto, dispuesto a defender su postura. Creo que toda la sabiduría de Don Bernardino no alcanzó a traducir el “idioma” del sobrino adolescente, ni tampoco existió un intento del sobrino por descifrar las ideas “conservadoras y enrolladas” de su tío.

¿Cómo salimos de esta? -pensaba para mis adentros- la cosa salió más fácil de lo que yo creía, el mismo Carlos tuvo una salida “simpática” cortando el diálogo: ¡chao viejos  fuera de onda, pero igual los quiero!  ... a los viejos no les quedó otra que terminar sonriendo.

 2. LOS CHOQUES IDIOMATICOS.

Ese día  estuve hasta tarde en el trabajo, me fui cavilando sobre estos “choques idiomáticos”, pensaba en la violencia del chofer de aquella micro,  llevaba a mi mente las imágenes de los punk, de los trasher, millones de jóvenes que en el mundo vestían de igual forma, consumían la misma música, similar hierba, escuchaban la misma música repetida millones de veces en millones de tímpanos reforzados. ¿Qué nos hace crear tanto “idioma” y tanta diferencia entre ellos?

A unas cuadras más de camino me detuve en una plaza casi a oscuras, me motivó el ruido de una fuente de agua que no paraba de saltar, la noche estaba agradable.  Hacía mucho tiempo que no degustaba el silencio en esta ciudad gritona, parecía que todo se daba para decirme ¿ves que no conoces y no valoras a tu ciudad?

Me quedé, y no pude evitar el paso de un par de ancianos, el uno era el bastón de otro, lentos como tortuga, pero perseverante el parcito.  La señora era la viva figura de mi abuela, más bien alta  y distinguida, pese a la gravedad de los años que nos empuja con más virulencia hacia la tierra y nos encorva, se percibía dignidad y altura en su actitud.

Mi abuela era especial, dama antigua, señora de la casa, pero reina en ella. Recuerdo que me contaba que con sus amigas creaban ingenuas “jerinjonzas”  y  jugaban con las sílabas ”nepo tapa napa”  “nepe tepe naca”, tiempos de juegos que de alguna forma circunscribían el espacio de los jóvenes y separaban a  los que no estaban dispuestos a entender la forma de colocar las letras y palabras. ¿No era lo mismo que viven  nuestros jóvenes hoy día? ¿No era la misma respuesta simpáticamente rebelde de separar los espacios y los diálogos?

El paso de los ancianos se perdió en la distancia y con ellos mis reflexiones, era tiempo de volver…

3. COMO PUERTA O CERRADURA…

Cada grupo tiene su propio idioma y sus códigos. Cada grupo lo usa como puerta que acoge e integra o como cerradura que niega, rechaza, excluye, impide el acceso a bienes o instancias comunitarias.

En la historia han surgido tantos y tantas con idiomas diferentes: el de la Libertad con Martin Luther King; el de la paz con el Dalai Lama; el de la vida con el Cardenal Silva Henríquez; el la violencia con el grupo Eta y otros tantos; el de la demagogia con el Presidente Chávez de Venezuela; el de la intolerancia de los radicalistas y fundamentalistas religiosos y políticos…

En tiempos de Hitler también se pensaba en el idioma como medio para segregar a todos aquellos pueblos que no formaban la “raza Aria”, aquel puñado de súper hombres llamado a conquistar y gobernar el mundo.

En la política cotidiana, vemos como el idioma (palabras, gestos y contenido) se usa con tanta violencia y desprecio por la posición del otro. Un político como el Senador Flores, gran expositor y escritor sobre el valor del lenguaje y los compromisos y relaciones que surgen de el, se ha convertido en un signo de brutal lucha por el poder, de negación de la unidad... un penoso ejemplo de violencia política...

Hoy el Idioma, el uso de la palabra y el gesto puede ser una instancia para crear puentes (ver artículo el idioma como pontífice), para sembrar esperanzas en un mundo en que se habla tanto de las crisis… necesitamos palabras de bien, de un futuro que podemos construir de una forma renovada.

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!