sábado, 15 de noviembre de 2008

¿IDIOMA O DOMINIO?


 


A  algunos  se les enredan y confunden las palabras IDIOMA con DOMINIO.

El idioma puede ser usado como medio para avasallar a otras culturas, con el idioma entran formas de vida, culturas de otros grupos humanos que pueden desear la entronización de una forma  de entender y vivir la vida.

 

Cuando llegaron los españoles conquistando América, lo hicieron atrayendo a  los indígenas por medio de objetos materiales: el sonido armonioso de una flauta, los colores múltiples que rebotaban en un trozo de vidrio, las formas de sus ropajes, el bramido de sus pistolas y rifles.

 

Hoy nos siguen conquistando con objetos, por cierto algo más sofisticados, pero guardando similar dinámica: la goma de mascar nos cambió la cara, pasamos a imitar la musculosas mejillas de los norteamericanos que todo el día cargan su estómago de litros de ácido producto de esta constante rumiación.

 

Nos sedujeron sus blue jeans, la dureza de sus telas nos uniformó a todos y para todos, hoy nadie se admira de que para bajo se use pantalón de esta liberal tela y para arriba se combine con una tradicional corbata de seda.

 

En síntesis nos sedujeron costumbres extranjeras:

 

       - ¿Ha visto cosa más rara que nuestros hijos vestidos para Halloween? ¿Qué tiene que ver esta tradición extranjera con nuestras raíces  culturales? ¿No es contradictorio ver las inmensas producciones de discotecas invitando a jugar en esta noche de brujas?

-       ¿Y qué pensar de la comida rápida, aquella que hasta se puede comer al paso, no requiere de sillas, sólo un Hot-dog, una hamburguesa o un sándwich de pollo-mayo?

-       Qué pasó con nuestras antiguas cazuelas patriotas, aquellas que requieren de TIEMPO para ser paladeadas y zambullirse en un mar de sorpresa culinarias, lleno de choclo (en su coronta, no del pre elaborado y en bolsa), zapallo, carne, chuchoca y otras yerbas?

-       Unido al tema de los alimentos está la “comida basura o chatarra”, aquella hecha a partir de mezclas químicas, llenas de saborizantes, edulcorantes, preservantes, colorantes (annatto, pigment white 6, food yellow 6,4,8, C.I.14.720, 19.140, 73.015), antioxidantes(BHA. BHT, TBHQ), emulsionantes, goma xántica, acentuantes del sabor (glutamato monosódico, inosinato y guanilato de sodio), antiglomerante (dióxido de  silicio)... ¿Al fin, que comemos?

-       Jugos que parecen de frutas, fideos que imitan rellenos de carne, frituras que parecen de papa, leches que imitan la blancura y sabor del esfuerzo de la vaca ¡pero que NO lo son! 

 

Y después nos preocupamos porque nuestras hijas de 7 años están desarrollando mamas desproporcionadas para su edad... es que el productor de pollos agregó algunas hormonitas para ayudar al crecimiento de esos pobres pollos huérfanos de madre y padre, que no tenían donde comer maíz para su sano y normal crecimiento.

 

Nuestros hijos ya no llevan en la colación del colegio lo que nuestras madres nos preparaban, un pan de leche, una manzana roja y jugosa, un trozo de un dorado queque, un pancito con pollo o con la antigua torreja de chancho. No, ahora se les entrega unas monedas para que se compren comida basura en el kiosco del colegio, aquellas bolsitas de color con rodelitas con rostros de los dibujos animados que más quieren...¿es posible la elección? ninguna, se gatilló la máquina comercial que usufructa de las motivaciones de niños, solitarios de acompañamientos de sus padres. Y se concluye así la historia en donde el niño decide aquellas acciones que CREAN HABITOS, en ausencia de sus principales formadores.

       - ¿Y la introducción de las creativas lavavajillas, no han transformado la antigua repartición de responsabilidades entre los hijos del lavado común, de aquellos que en común ensuciamos?

       - ¿Quién puede tirar la primera piedra contra la dulce condena que nos autoimponemos frente a las tarjetas de crédito? Dinero de papel que se quema rápidamente y fulmina toda nuestra capacidad para pre -decir nuestros gastos, estamos condenados a gastar y luego ver como pagamos, no podremos revertir el círculo de la compra violenta y compulsiva. La idea antigua era tan simple: ¿qué desea comprar?, primero defina el objeto de su compra, luego abone mensualmente o ahorre y LUEGO compre... millones de millones ahorrados en los intereses, pero claro es otra cultura, es la cultura de la espera, de la paciencia. Hoy vivimos la cultura de lo inmediato.

 

-       La brutal manía por lo instantáneo empezó por el café, hoy tenemos todo instantáneo: el té, el puré, las sopas, los queques y hasta las tortas. ¡Todo instantáneo, todo apresurado.  Hemos interrumpido el viejo proceso de la búsqueda de lo querido, no necesitamos esperar.

-       La búsqueda significa ESPERAR lo deseado, prepararnos para su llegada, desear su llegada... no importa lo que se esperaba, podría ser desde un simple pan amasado hasta algo de mayor importancia como es el amor de la vida. Cambiamos la espera por el encuentro instantáneo, la búsqueda por la satisfacción a toda prueba.

-       El insomnio deseo de ASEGURARLO  todo, no dar un paso sin saber si estamos “cubiertos” por la póliza respectiva. Nos trajeron así los “seguros de satisfacción”, si no le agradó el producto ¡lo devuelve al remitente!, sin comentarios ni explicaciones, no necesita inventar una excusa para rechazar lo comprado, simplemente lo devuelve, luego recibirá su dinero íntegramente.

-       Y este sentido liviano de la vida? ¿De dónde nos viene esta actitud de pasar por las cosas, de consumir y desechar, de tomar el envase y tirarla  sueltamente? ¿De dónde nos viene esta lata profunda, este arrastrar los pies sin saber levantarlos e imprimirles mayor energía? ¿De dónde esta ausencia de sueños y esperanzas?



-        

En todos los idiomas surgen variados mensajes y por diversos medios… y somos simplemente nosotros en medio de una torre de babel…

Artículos más leídos en última semana

Un libro del autor

Un libro del autor
Pinche y Lea algo del libro en este link

¿Quién es el autor de este sitio?

Mi foto

Profesor de formación, educador de corazón. Magíster en Educación Pontificia Universidad Católica de Chile. Autor de libros y de diversos artículos sobre educación, desarrollo humano, gestión de calidad, evangelización del currículum.
Actualmente es Director Ejecutivo de una red de colegios, Presidente Amares, Vice Pdte. Fundación Iglesia Educa. Esposo de Verónica, Papá de Natalia, Amante de la Vida y de los Sueños.

Translate, Traducción

Estamos en Creative Commons

Licencia Creative Commons
Winston Elphick.net está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 3.0 Unported.

Somos parte de Creative Commons Internacional

Contra lo que piensan algunos que NADA es gratis en la vida, creemos que TODO es un regalo, un don de la Vida, los Amigos, Dios...
Por eso este sitio tiene Licencia Creative Commons Internacional: Puede usar los escritos con total libertad, sin pedir permiso... el conocimiento es un regalo que entre todos construimos.

FORMANDO REDES, PERO PARA ALGUN CAMBIO SOCIAL!!


Artículos anteriores

¿Buscas algún tema? ¡AQUI!